•  |
  •  |
  • END

El alcalde orteguista de Chinandega, Enrique Saravia Hidalgo, atribuyó a administraciones anteriores, incluyendo a Julio César Velásquez Bustamante, actualmente acusado por peculado y falsificación de documentos públicos, los actuales problemas financieros que enfrenta la comuna.

El edil informó que hay deudas que se acarrean desde la administración liberal de Rodolfo Gríos Herrera, pasando por Carlos Alemán, quien a su criterio hizo una gran labor porque puso parte de su dinero para fianzas, pero no logró pagar todas las cargas porque eran descomunales.

César Zamora, concejal del Movimiento Vamos Con Eduardo, expresó que “don Enrique Saravia dice que hubo una memoria de traspaso falsa de parte del ex alcalde Julio Velásquez Bustamante, lo cual refleja una deuda de más de diez millones de córdobas”.

La mañana del viernes último, el ex edil orteguista Velásquez Bustamante se negó a brindar declaraciones.

Préstamo de once millones para pagar deudas
El alcalde Saravia Hidalgo, aunque no admitió que la comuna está en iliquidez, dijo que Benito Pérez, funcionario del Instituto Nicaragüense de Fomento Municipal, Inifom, está a cargo de la reorganización, y exigió disciplina laboral para salir adelante.

Señaló que debido a la falta de gestión del anterior asesor legal, Luis Pérez Carmona, la comuna no percibió seis millones de córdobas en concepto de impuestos de parte de una fuerte empresa asentada en Chinandega.

También atribuyó la difícil situación económica de la alcaldía al pago de planillas por un millón 800 mil córdobas que de manera ilegal e inconsulta realizó el ex financiero.

El alcalde anunció que harán ante a la Cooperativa de Ahorro y Crédito Caja Rural Nacional, Caruna, un préstamo de once millones de córdobas para el pago de 28 trabajadores despedidos, a proveedores, la cancelación al INSS y a la DGI, y a organizaciones sindicales, entre otros.

Plan de Ahorro 2011
El edil anunció el denominado Plan de Ahorro 2011, que consiste en el recorte de 7 mil 500 córdobas mensuales a concejales para el pago de becas y otros beneficios sociales; pago de horas extras a vigilantes sólo por la noche; suspensión de la asignación de combustible a los jefes de área que tienen vehículo personal, y ahorro en papelería, entre otras medidas.

Además, se implementará un plan para superar tres veces las recaudaciones de impuestos, para cancelar, y para pagar el préstamo a Caruna antes que finalice 2011.

Concejales liberales inconformes

El concejal César Zamora expresó que el recorte de beneficios sociales es una orientación del orteguismo para que los concejales liberales no sigan apoyando a la población, por lo que buscarán otras fuentes de financiamiento.

El concejal del PLC, Rodolfo Gríos, manifestó que es grave que la comuna gestione un préstamo para pagar grandes deudas como la del organismo África 70, de diez millones de córdobas, que era fantasma.

“La alcaldía tomó dos millones de las transferencias del Ministerio de Hacienda, y eso es intocable, por lo que peligran los 36 millones de córdobas asignados para 2011”, expresó el alcalde.