•  |
  •  |
  • END

A una pena de 28 años de presidio fue condenado José Marcial Rugama García, de 44 años, después de declararse culpable del asesinato de su ex cónyuge Paulina Velásquez Gámez, de 42 años, y del homicidio de José Benito Silva Blanco, de 32, pareja sentimental de la infortunada mujer al momento de su deceso.

En una audiencia especial desarrollada el viernes recién pasado, en el Juzgado Primero Distrito Penal de Juicios en León, Rugama García se declaró culpable por ambos delitos, renunció al juicio oral y público, y aceptó la modificación del tipo penal de asesinato en perjuicio de Silva Blanco por el tipo penal de homicidio.

Según el acuerdo suscrito entre el acusado Rugama García; el abogado defensor, Néstor Murillo Ulloa, y la fiscal Fresia Hernández, el judicial Douglas Toruño Téllez dio lugar a la petición y dictó una pena de 10 años de presidio por el delito de homicidio, y 18 años por el delito de asesinato.

Armado de cuchillo y garrote
En esta ocasión, los pasillos de los juzgados no fueron abarrotados por miembros de organizaciones feministas, que desde el primer momento se solidarizaron con los familiares de Paulina Velásquez Gámez (q.e.p.d.), quien tenía pocos meses de convivir con José Benito Silva Blanco (q.e.p.d.), en el reparto “Gustavo López”, en el sector de El Calvarito.

De acuerdo con el expediente judicial, Rugama García penetró el pasado 28 de septiembre del año anterior a las 2:00 de la madrugada a la propiedad de su ex cónyuge, armado de un cuchillo y de un garrote.

A su oponente le propinó un garrotazo en la cabeza y posteriormente lo remató en el suelo degollándolo, enseguida atacó a su ex compañera de vida, con quien forcejeó, y a quien golpeó y degolló.

Después de cometer ambos crímenes, Rugama García se acostó en la cama junto al cadáver de su ex conyugue y procedió a hacerse una herida de degüello. Fue encontrado por familiares después de pasadas 10 horas, y fue remitido en condiciones estables al Hospital de la localidad.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus