•  |
  •  |

Unos 400 mil dólares que podrían invertirse para mejorar la oferta turística en la ciudad de Granada se están desviando hacia otro lugar. Esa es la cifra que –según la Cámara Nacional de Turismo, Canatur- se está dejando de percibir anualmente en concepto de impuestos por aquellos sitios de alojamiento que no están registrados ni autorizados por las instituciones correspondientes.

 

El cálculo lo efectuaron directivos locales de la Cámara que entraron a la Internet y se dedicaron a la tarea de contabilizar los lugares que, a través de la red, ofrecen espacios a visitantes extranjeros. “Este no es un problema sólo nuestro, es un problema social, porque es dinero que no llega a las arcas de las instituciones y por tanto no se puede emplear en necesidades de orden social. Nos damos cuenta que las instituciones del Estado ponen más atención a los negocios legales que cumplimos con nuestras obligaciones, y no vigilan a los demás”, manifestó  uno de los dirigentes.


Durante una entrevista que sostuvieron este fin de semana con END pidieron no ser identificados con nombres específicos, porque desean emprender la lucha como grupo, sin embargo, dijeron que ya han expuesto la situación ante las entidades reguladoras de la actividad turística en este departamento.

Negocios en casas particulares
Contaron más de cien habitaciones en residencias que aparentemente están deshabitadas, de propietarios que están fuera del país, pero que tienen administradores u otras personas de confianza a cargo del negocio.


Dicen que es lo equivalente a cuatro hoteles de 25 habitaciones cada uno. “Pero además, hay casas que tienen empleados que no están regulados por el Ministerio del Trabajo ni registrados en el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social y no cotizan, eso es un problema muy grave”.   

   
En los días de Navidad y Fin de Año se declararon sorprendidos por la gran cantidad de turistas que circulaban por las calles y en un pequeño e informal sondeo entre ellos mismos (dueños de hoteles) confirmaron que los cuartos estaban vacíos. “En esos días miramos el montón de turistas caminando por el Parque Central, el Lago y la Calzada y nos preguntamos dónde se estaban hospedando, porque nuestros hoteles estaban completamente vacíos”, indicó otro miembro de Canatur.

También tour operadoras
Las tour operadoras también están sufriendo una competencia desleal. Hay ciudadanos que regularmente se ofrecen para hacer viajes privados al Volcán Mombacho y a las Isletas del Cocibolca, por ejemplo, sin contar con la autorización del Intur, la Alcaldía o del Ministerio de Transporte e Infraestructura.


Esas personas que trabajan con precios “regalados” no podrían garantizar la seguridad de sus clientes, porque no tienen respaldo técnico ni legal de las autoridades, dicen los afectados.   


Perciben que las circunstancias se han vuelto un poco indiferentes para los delegados de las instituciones, que más bien “se tiran la pelota” cuando se habla de responsabilidades. No obstante, una fuente extra oficial del Intur aseguró que esa delegación está trabajando en la preparación de un inventario de hospedajes “piratas” y que la cifra ya supera las 30 residencias.