•  |
  •  |

A pocos días de iniciar el curso educativo 2011, la falta de energía eléctrica continuará siendo un problema para la comunidad educativa del colegio Salomón de la Selva en el barrio El Coyolar en la cabecera departamental de León.


Desde julio del año pasado un transformador que alimenta de energía al centro está descompuesto, y los estudiantes y docentes del turno nocturno han tenido que ser trasladados hacia el colegio República de Cuba como medida paliativa y urgente. Este otro centro está ubicado a pocas cuadras del mismo.


El desperfecto del transformador fue reportado a inicios del presente año por vecinos y padres de familia de los estudiantes del turno nocturno a la empresa Unión Fenosa, pero el artefacto es propiedad del Centro Educativo y su reparación tiene un costo superior a 100 mil córdobas.


“En el turno nocturno tenemos una gran la limitante, no tenemos energía eléctrica desde julio del año anterior, pero no es porque el Ministerio de Educación no pague la factura sino porque la empresa constructora Guerrero que se hizo cargo de la rehabilitación del centro no instaló la energía por averías en el transformador que alimenta el circuito eléctrico del colegio”, dijo la profesora Melba Zapata, Directora del colegio Salomón de la Selva.


La funcionaria señaló que en el turno matutino y vespertino se puede impartir clases sin ningún inconveniente, pero por la noche no se puede y existe ese grave problema.

 

“Tenemos la esperanza de que la energía llegue, ya que al menos 100 estudiantes de Secundaria asisten normalmente, además porque atenderemos todas las modalidades, Preescolar, Primaria, Secundaria y la modalidad sabatina y dominical”, relató la funcionaria de educación, tras agregar que como medida paliativa trasladarán a los estudiantes del nocturno al igual que el año anterior al colegio República de Cuba en donde les facilitan cinco aulas de clases.


Según Zapata es preocupante que desde hace 7 meses, los estudiantes no puedan tener acceso a las computadoras (50), que lamentablemente permanecen sin uso en el laboratorio.


El Salomón de la Selva alberga alrededor de 1,800 estudiantes y se espera que la matrícula se incremente.