•   SAN CARLOS  |
  •  |
  •  |

La ciudadanía de San Carlos se queja de la plaga de zancudos que se vuelve insoportable al anochecer y amanecer, y pese a que no hay vivienda, oficina, centro de diversión o calle que se escape de este insecto, los fumigadores del Ministerio de Salud tampoco asoman para acabar con los mosquitos o las larvas.


Ante la ausencia del rociado que acostumbraban hacer de forma periódica, una fuente del Sistema Local de Atención Integral a la Salud, Silais, reveló que no cuentan con presupuesto desde el semestre del pasado año, por lo que la misma situación enfrenta la población en los municipios de Río San Juan.


La plaga se ha agravado más al encontrarse los cauces ‘taqueados’ lo que provoca mal olor en el ambiente. Frente a la Clínica Previsional  y en uno de los costados del Silais se observan en los cauces aguas estancadas pestilentes.

Peligran de adquirir dengue y malaria
Israel Chavarría, propietario del bar karaoke “Ojo de Agua”, ubicado en la calle principal lamentó que el Sistema de Salud Pública se haya olvidado de la población que puede sufrir enfermedades como el dengue o la malaria.


“Tienen como seis meses que no nos han apoyado con la fumigación, entre las 6 y 8 de la noche, los momentos se vuelven terribles, tenemos que dormir con abanico o mosquitero si no nos pican los zancudos”, afirmó.


Chavarría recomendó a la Alcaldía sancarleña la limpieza de los cauces, porque el estancamiento está causando la proliferación de zancudos.


Rosa María Gómez,  mejor conocida como “La Toto”, dijo que “son nubes de zancudos que parece levantarnos en peso, tienen  varios meses que no pasan fumigando y los anocheceres y amaneceres son espantosos”.


“La Toto” habita en uno de los costados del estadio, y refiere que a finales de este mes arrancarán los juegos de primera división del “Germán Pomares”: “Que mal recibimiento le harán los mosquitos a los peloteros y fanaticada si el Minsa no realiza una campaña para controlar o erradicar la plaga”, apuntó.


Doña Thelma Chamorro, propietaria del hotel Costa Sur que ofrece a los visitantes 20 habitaciones,  explicó que para proteger a los turistas, al menos cuando duermen usan cedazo en las ventanas  y las mantienen cerradas, así como las puertas. “No sabemos cuál es la campaña del Minsa, ahora que especialmente se promociona al Río San Juan”, manifestó Chamorro.


Así que si usted visita este departamento traiga consigo su repelente y una buena cantidad, porque tras echárselo será un ratito que estos insectos le dejarán descansar en paz.