•  |
  •  |

No todos los días se cumple 100 años de vida; sin embargo, jóvenes del ayer, que eran alimentados con tibio y tortillas de maíz, como doña Francisca González Ortiz, se dan el lujo de cumplir un centenario de vida.
A doña Panchita, tal a como le llaman familiares y amistades, el pasado domingo en la Basílica Menor de San Sebastián, de la ciudad de Diriamba, le festejaron un siglo de existencia con una eucaristía celebrada por el sacerdote Gustavo Zúñiga. “Estamos contentos de celebrar los 100 años de la “Panchita”, quien dedica sus días a rezar El Rosario, chineaba a sus  sobrinos  a pesar de ser no vidente, ya que hasta la fecha vivió sin ningún Cupido, ella es la única que sobrevive  de seis hermanos”, dijo el Érika Martínez González, familiar de la homenajeada.

Le gusta tortilla con cuajada
Por su parte, doña ‘Panchita’, dijo con voz pasiva pero entendible “me siento bastante bien y feliz, es una gracia que Dios nos da”. En el breve diálogo, EL NUEVO DIARIO le preguntó cuál era su comida favorita, e inmediatamente respondió “la tortilla con cuajada y chocolate,  porque no hace daño”.
“Es una dicha que Dios nos ha dado en la familia, Dios nos ha bendecido estando entre nosotros porque no todos los días vemos a un miembro de tanta edad, nos ha servido como ejemplo, como guía, porque dedicó su vida a Dios y a la comunidad es un aro de esperanza para que no olvidemos de dónde venimos”, manifestó don Enrique.