•   OCOTAL  |
  •  |
  •  |

La Alcaldía paró la ejecución del proyecto de alcantarillado sanitario para mil 700 familias beneficiarias de cinco barrios en la zona oeste de la ciudad, según el alcalde Carlos Norori Jiménez, porque el estudio topográfico realizado por una empresa de Managua está mal elaborado.


La obra estaba prevista a iniciarse en diciembre pasado, pero el ingeniero Alejandro González, Supervisor contratado por la Comuna, comunicó al edil que los mapas técnicos mostraban inconsistencias ya que los datos no se correspondían con la realidad en el campo.


“No existía un plano general georeferenciado con puntos indicados por Ineter (Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales) con coordenadas geodésicas, y por tanto, no había bases o mojones específicos”, explicó González.


El plano debía tener unos 140 mojones y solamente mostraba 6, pero tampoco lograron situarlos en el campo. No se podía ejecutar las obras e ir a ciegas porque se corrían riesgos económicos y de funcionalidad, explicó el ingeniero.

Arrancará con nuevo estudio y más caro
Norori Jiménez dijo que se tomó la decisión política con el Concejo en detener el inicio de la ejecución del proyecto, que representa un costo global de unos 3 millones de dólares, y ordenó la realización de un nuevo estudio, aunque esto signifique encarecer los costos.  


Confiados en que todo estaba bien para la primera etapa, “iniciamos la recaudación de fondos en los 5 barrios beneficiarios que tienen en el banco más de medio millón de córdobas; la alcaldía destinó más de un millón y medio y la fundación Prodel casi dos millones”, detalló el Alcalde.


Agregó que ya están en la escogencia de la empresa consultora para la elaboración del nuevo diseño, y a lo inmediato arrancar con los trabajos, aún enfrentando los obstáculos que agregue el invierno.


El proyecto es realizado en la modalidad de microplanificación participativa, modelo experimentado por la Fundación para la Promoción del Desarrollo Local, Prodel, desde 1994, que consiste en el involucramiento activo de los beneficiarios, los que se comprometen a aportar al menos el 15% del costo del proyecto.
Es por eso, que la comunidad beneficiaria con el alcantarillado sanitario ha ahorrado hasta la fecha, más de 500 mil córdobas y deberá garantizar mano de obra no calificada.

¿Fue batazo?

El estudio de factibilidad, ahora inservible, fue realizado hace unos 4 años a un costo aproximado de 20 mil dólares.


Según el alcalde Norori fueron recibidos con la aprobación previa de funcionarios de la sede central de la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados, Enacal.  El edil dijo que la señora --de apellido Bravo-- autora del estudio con las supuestas inconsistencias, vino en enero a Ocotal y esgrimió que los mapas que tenía la municipalidad no eran los finales que su consultoría había elaborado. No obstante, ninguno de ellos de los supuestos exactos mostró, ni existen en la Alcaldía ni en Enacal.