•  |
  •  |

Por poner superhuevos como el que se muestra en la gráfica, comparándose con uno normal, la gallina murió. Armando Aguirre, propietario de una granja avícola recién instalada en Jalapa, Nueva Segovia, dijo a medios locales que el ave se puso triste y creyó que era morriña la que comenzaba a atacar a sus gallinas, pero entre los huevos que recolectaba diariamente, había uno que casi doblaba el tamaño de uno común. CORTESÍA / END