•  |
  •  |

La disputa por la administración del cementerio comunal El Guácimal en el reparto “Julio Canales”, sector suroeste del barrio Guadalupe en León se ha agudizado en los últimos días con enfrentamientos físicos y verbales entre líderes comarcales, en donde han salido a relucir garrotes, machetes y piedras.


La propiedad tiene una extensión de 6 manzanas, fue donada por la Comunidad Indígena de Sutiaba (CIS) y  desde 1888 se encuentra administrada por dos juntas directivas que la conforman moradores de los barrios Guadalupe y Laborío.
El conflicto de propiedad que se ha agravado en los últimos 10 años se encuentra actualmente radicado en los juzgados.

Llegan a destruir el cementerio

Según Róger Antonio Pineda, miembro de la Junta Directiva del cementerio El Guácimal, en varias ocasiones personas desconocidas han llegado al camposanto a alterar la tranquilidad, “vienen con garrotes, machetes y piedras, destruyen las cadenas y quitan los candados de los portones, además amenazan a quienes se oponen a sus pretensiones”, dijo Pineda tras mostrar un documento judicial de Amparo de derechos de posesión.


De acuerdo al informe anual presentado a sus pobladores por la Junta Directiva de Guadalupe, se recaudan alrededor de 40 mil córdobas en impuestos, recursos que son invertidos en la mejora del lugar, y para suplir gastos administrativos, actualmente se construye un muro perimetral en dicho cementerio.


La Junta Directiva de Laborío está representada por Fernando Guevara Lacayo, y es señalada de crear conflictos y las autoridades policiales han tenido que intervenir en varias ocasiones para evitar complicaciones.