•   Bluefields  |
  •  |
  •  |

Muchos días y boleo entre las autoridades policiales y fiscales para dar a conocer el informe pericial relacionado con la investigación relacionada a un disparo con arma de fuego ocurrido en el centro cultural Lunas Ranch.

Según el dictamen policial, el tiro fue realizado por el fiscal de la Región Autónoma Atlántico Sur, Gerardo Suarez.

“Se detectó presencia de productos nitrato a consecuencia de disparo por arma de fuego en los isopos confeccionados, según orden de peritaje, en el dorsal derecho del ciudadano Gerardo
Suarez”.

Sin embargo, días después de los hechos, una serie de versiones se manejaban, tal como que el disparo se le había escapado al guardaespaldas del fiscal Francisco René Montenegro “Paco”, argumento que fue manejado inicialmente por el jefe de la Policía, Comisionado Mayor Manuel Zambrana y el juez de la Familia, Diego Manuel Arana, éste último se encontraba acompañando al fiscal y su guardaespalda en el centro recreativo.
 
“Son mentirosos”
El propietario de Lunas Ranch, Carlos Eddy Monterrey dijo que estas autoridades son irrespetuosas, “son unos mentirosos y apañadores, el uno como el otro parecen estar medidos con la misma vara, de la mentira y el engaño”, dijo Monterrey al tiempo de declarar al fiscal y al juez de la Familia “non gratos” para ingresar a su local, y exige se revisen el actuar de estas autoridades.

La bala perdida impactó a escasos 55 centímetros de la humanidad de la gerente del local, Andrea Guillén, quien agradeció a Dios por continuar con vida, pero aclaró: “Este señor fiscal debería revisar su comportamiento con el manejo de armas, porque aquí no es polígono de tiro y se expuso la vida de niños y familias que permanecían dentro del local”, dijo.

La Policía de Bluefields considera que no hubo exposición de personas al peligro. El dictamen se manejó con sigilo, pero además se  engavetó el caso y se deja en la determinación del juez, pero Carlos Eddy Monterrey, dueño del local dice que acudirá a instancias nacionales.

Dollene Miller, del gobierno territorial kriol de Bluefields, dijo que espera conocer cuál será el rol de las supuestas oficinas de vigilancia para los derechos de los afrodescendientes, porque sus promotores son los mismos CPC del orteguismo.