•  |
  •  |

Los beneficios alcanzados por más de 580 pequeños y medianos empresarios de León y Chinandega en los últimos cinco años a través del Conglomerado No Agrícola de la Cuenta Reto del Milenio (CRM), son evidentes con la construcción de edificios, diversificación de productos y la apertura de mercados nacionales e internacionales.

El apoyo a las Pequeñas y Medianas Empresas (Pymes), en los rubros de artesanía y materiales de construcción de barro, agroindustria, turismo, conchas negras, camarones, pesca artesanal, fortalecimiento empresarial, entre otros, contó con una inversión de 2.1 millones de dólares, aportados por el pueblo y gobierno de los Estados Unidos. De los 580 beneficiarios el 54% son mujeres.

A escasos tres meses del cierre definitivo del Programa CRM, el artesano Elías Guido, uno de los beneficiarios del Conglomerado No Agrícola en representación del sector, expresó que es primera vez que un organismo internacional se interesó en apoyarles de forma integral con equipos, infraestructura y comercialización.

Negocios rurales rentables
Para Guido, quien por muchos años elaboró de manera artesanal, artesanías y productos de construcción derivados del barro (tejas, ladrillos, bloques, etc), la Cuenta del Milenio ha cumplido con su misión de ayudar a generar crecimiento económico y desarrollo de negocios rurales rentables.

“Con la nueva tecnología de cocción de las piezas con hornos de cúpula promovida por el Programa ahora sólo utilizó 60 rajas de leña y necesitó 5 horas para esta etapa, antes gastaba 130 rajas e invertía 8 horas, antes trabajaba sin controles contables ahora calculo el valor de las piezas y las ganancias que obtendré”, afirmó el artesano oriundo de La Paz Centro.

Otra de las tantas experiencias de desarrollo microempresarial es la del productor Róger Sosa, Presidente de la Cooperativa de Cereales de Occidente (Coprocesonic), quien señaló que con el acompañamiento del Programa han obtenido una fórmula única y una marca “El Molinillo” que cuenta con la calidad, dada las nuevas condiciones tecnológicas que ahora posee. Esta cooperativa cuenta con 15 socios.

Organización formal
Según Juan Sebastián Chamorro, Director de la CRM en Occidente con este conglomerado también se apoyó la organización formal de 632 productores (44% mujeres) con la conformación de 26 Cooperativas, 3 Asociaciones sin fines de lucro, 3 empresas, 1 Unión de Cooperativas que ahora están administrando su propio plan de acción.

“En el Conglomerado No Agrícola se generó empleo para 907 personas, 325 mujeres y se invirtió 2.1 millones de dólares en el apoyo a 102 Planes de Negocios, lo más importante es la transformación en la mentalidad de los pequeños y medianos productores, en convertirlos en verdaderos empresarios”, sostuvo Chamorro.

Pero en agroindustria se impulsaron 29 Planes de Negocios de empresas dedicadas a la elaboración de bebidas típicas a base de maíz. Se les garantizó equipo para mejorar la calidad tales como: molinos de discos y de martillo, tostadores rotatorios, mesa de acero inoxidable, balanzas digitales y quintaleras, selladores manuales y de pedestal.

También las pequeñas empresas turísticas se fortalecieron mediante las capacitaciones, asistencia técnica, mercadeo y equipos facilitados al sector, se apoyaron 26 Planes de Negocios entre: hostales, fincas agroecológicas, restaurantes, comiderías, centros recreativos familiares, servicio de senderismo de aventura y hospedajes comunitarios, entre otros.