•  |
  •  |

Un total de 38 misioneros cristianos, de origen internacional, ofrecieron un almuerzo y llevaron la voz de esperanza a quinientas personas que recolectan objetos en el basurero municipal de Chinandega.


Los predicadores son originarios de Estados Unidos, Canadá, Bulgaria, Noruega, Suiza, Sudáfrica, Corea del Sur, India y de China (Taiwan), integrantes del  Ministerio Celebración Global y misioneros de la Iglesia Betel, a la vez, miembros de la Escuela Betel, que opera en la ciudad de Redding,
California.


Todos los misioneros se han dedicado a evangelizar y a entregar donativos a niños y niñas en los botaderos de basura en Bluefields, Matagalpa, Managua y Honduras. Durante sus visitas establecieron una relación de cooperación que en el futuro augura  ampliarse y consolidarse, explicaron.

Un día de bendición
En el vertedero de Chinandega fue un día de bendición y gloria para estos habitantes necesitados, los cuales en medio del humo, tras una ardua jornada de trabajo departieron el alimento junto a los visitantes, que llegaron por primera vez a este lugar ubicado cerca del barrio El Limonal.  Mientras parte de los predicadores repartían el almuerzo, otros abrazaban y oraban por la salud de los recolectores de desechos, que a diario se exponen a enfermedades producto de la inhalación del humo, y la basura.

Invitados por Casa Betesda
Arturo Sánchez Anaya, dirigente evangélico a quien todos denominan “El Apóstol Arturo”, y líder específico del Centro de Compañerismo Cristiano, y fundador del albergue-hogar llamado “Casa Betesda”, manifestó que han llevado alimentos y el mensaje esperanzador  a cientos de personas que recolectan objetos en los basureros de Matagalpa, Bluefields, Managua y Chinandega, como parte del compromiso de esa misión cristiana.  Agradeció la colaboración de miembros de iglesias de León, Chinandega, Managua y Honduras, en la visita al basurero de la ciudad de Chinandega, donde el poder de Dios, está presente mitigando el hambre y las enfermedades.

Ministerio Celebración Global, plantando fe
Winnie Banov, de origen norteamericano y miembro del Ministerio Celebración Global, se mostró contenta de estar en el basurero chinandegano, “Nosotros  vamos a los basureros de todos los países del mundo, llevando alimentos y el mensaje de amor de Dios”.


Expresó que continuarán con esta misión de forma permanente llevando esperanza, plantando fe y amor para transformar a las personas, que en su corazón abrigan odio, desaliento, entre otras debilidades.


“Hemos venido para tener una celebración, para cantarles alabanzas, para besarlos y abrazarlos. Cristo, cambia al ser humano, se experimentan los milagros, Jesús está en todo lugar, con su amor infinito”, expresó.


Por su parte, Georgian Banov, de origen búlgaro, afirmó que es la primera ocasión que visitó Chinandega, y se llevó una gran impresión por la fe inquebrantable de las personas que todos los días luchan por sobrevivir, recolectando algún objeto de valor en medio de los desechos.


Dijo que desde hace diez años se sumó a esta misión, y ayuda a orfanatos y personas en basureros en varios países del mundo. Además, celebran la Navidad a miles de desposeídos.  

Pobladores contentos
Víctor Manuel Sánchez, dijo que tras orar junto a los visitantes, se siente aliviado de una enfermedad que lo aquejaba desde hace varios años, por lo que consideró que en el basurero se experimentan milagros.


Francisco Alexander Muñoz, aseguró que varias congregaciones y miembros de instituciones altruistas visitan el lugar para llevarles ayuda, y por primera vez reciben sanación.


Mientras tanto, Leonel Castro, rogó a Dios, para que permanezca la fe sólida en los misioneros, y sigan llevando mensajes de esperanza y paz a miles de necesitados alrededor del mundo.

 

Primeros frutos
La gira de los 38 misioneros ya dio los primeros frutos, y frutos en abundancia: en el Colegio Betesda, del Barrio Loma Fresca, en Bluefields, apadrinarán una Clínica para atender a los pobladores de escasos recursos de ese populoso asentamiento.


En Managua, el grupo misionero, apoyará distintos proyectos en la finca ecológica Betesda (situada en el barrio “Arges Sequeira”) y que es una especie de anexo de Casa Betesda, comentó con gratitud el Apóstol Arturo Sánchez Anaya.