•  |
  •  |
  • END

LAS MINAS

En la Región Autónoma del Atlántico Norte se intenta revertir la severa destrucción y degradación de los bosques y las fuentes superficiales de agua con la cruzada nacional de reforestación, campaña que desde el año pasado promueve el gobierno a través del Instituto Nacional Forestal, Inafor, pero hasta ahora visible en la zona de Las Minas.

Con ese propósito, los distritos del Inafor se han dado a la tarea de crear viveros forestales en todo el país, que en el caso de Las Minas recién fueron inaugurados los primeros tres con capacidad para albergar 150 mil plantas de distintas especies, entre ellas, caoba y cedro real, los dos recursos maderables más buscados en la zona.

El gobierno pretende recuperar la masa boscosa, aunque sea a largo plazo, y por los cinco años de jornada gubernamental, pero ésta debe continuar y fortalecerse con distintos sectores sociales para bien de la biodiversidad y habitantes, consideró William Schwartz, Director del Inafor.

La meta es reforestar 60 mil hectáreas por año, pero proyectan hacerlo en 400 mil hectáreas, en 127 municipios en los cinco años.

Sobre esta necesaria iniciativa resulta interesante en Las Minas observar la voluntad y entrega de los niños, adolescentes y jóvenes multiétnicos, que de forma decidida y directa participan en el establecimiento y cuido de los viveros forestales.

También es importante la decisión tomada por productores forestales de la cooperativa agroforestal y ambiental, Caforam, con sede en Las Minas, que recién anunció promover proyectos de viveros forestales y asegura disponer de cuatro mil hectáreas para ese propósito.

En Bilwi se ha construido una subsede de un banco de semillas forestales, justamente para acercar su adquisición y acelerar la producción de semillas y plantas para reforestar la región.

Según datos del Ministerio del Ambiente y Recursos Naturales, Marena, hace 50 años existían unos ocho millones de hectáreas de bosques en el territorio nacional. Ahora la masa boscosa se estima en menos de la mitad.

Asombra que la deforestación en el país avanza a un ritmo anual de 70 mil a 120 mil hectáreas.

Las principales causas son la generación de mayores extensiones de tierra para la agricultura y la ganadería. La tala ilegal e indiscriminada para extraer madera. Incendios. Plagas y enfermedades en los árboles, y la construcción de más espacios urbanos y rurales.

Incompatibles con la vida de los seres humanos y su entorno son sus efectos, como el calentamiento global, las alteraciones climáticas, reducción de la biodiversidad, de las diferentes especies de plantas y animales, erosión del suelo y desestabilización de las capas freáticas, lo que provoca inundaciones y sequías.

Antes del paso del huracán “Félix” por la RAAN, de un territorio de 32 mil 819 kilómetros cuadrados había 23 mil 430.56 kilómetros cuadrados de bosques naturales, que representaban el 41.69 de los bosques de Nicaragua.

Se estima que el meteoro arrasó con un millón 306 mil 580 hectáreas de bosques en cuatro municipios de la RAAN, y dejó más de diez millones de metros cúbicos de madera caída, la que hasta ahora no ha sido aprovechada.


Efectos de deforestación
* Erosión del suelo y desestabilización de las capas freáticas, lo que provoca las inundaciones o sequías.

* Alteraciones climáticas.

* Reducción de la biodiversidad, de las diferentes especies de plantas y animales.

* Calentamiento global de la tierra: porque al estar deforestados los bosques, no se puede eliminar el exceso de dióxido de carbono en la atmósfera.