•  |
  •  |

La extracción ilegal e indiscriminada de leña y madera preciosa en las áreas de la reserva natural “Isla Juan Venado” en el municipio de León, así como la caza de animales silvestres, y la toma de tierras destinadas para el establecimiento de cultivos agrícolas y la construcción de viviendas, están ocasionando serios daños al ecosistema.

Los guardabosques y las autoridades del Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales, Marena, denunciaron ante la Policía Nacional y la Procuraduría General de la República, PGR, que desde hace más de quince días, un grupo de precaristas y comerciantes se han posesionado de tierras, en el sector de la Garita y El Coyol en Salinas Grande, áreas que forman parte de dicha reserva.

La isla ocupa una barrera arenosa orientada de noroeste a sureste paralela al litoral del Pacífico, en la ubicación costera entre Salinas Grande, Las Peñitas y Poneloya, cuenta con una extensión de 22 kilómetros de longitud, con una anchura que varía de 30 metros en la parte angosta, y hasta mil y mil 250 metros en la parte más ancha.

Flora y fauna atacadas sistemáticamente
Según Yaniree Álvarez, Delegada Departamental de Marena, la isla es una reserva natural codiciada por muchas personas que se han ensañado únicamente en extraer sus riquezas naturales, destruyendo poco a poco su flora y fauna.

La funcionaria responsabilizó al señor Salvador Pérez, miembros del Consejo de Anciano de Sutiaba, de promover la toma de tierras, “otorgó espacios y lotificó a orillas de la costa en el sector de la Garita a decenas de personas, que supuestamente van a instalar negocios en el período de Semana Santa, es un área restringida, nos preocupa no solo que se posesionen del terreno sino que se promueva la desobediencia en contra de las autoridades”, dijo.

Destruyen manglares
Álvarez afirmó a EL NUEVO DIARIO que los lugareños están ingresando a la reserva natural a extraer leña, destruyen los árboles y los mangles, además que promueven la caza indiscriminada de cusucos, garrobos, venados y la extracción de huevos de tortugas, irrespetando la veda de algunos animales que se encuentran en peligro de extinción.

La funcionaria hizo un llamado a la población a unir esfuerzos para proteger y conservar los recursos, “el área que están amojonando es un área vulnerable porque está propenso a las inundaciones, es una propiedad de uso público que no debería de usurparse, esa acción podría afectar el proyecto de construcción de un muelle, el establecimiento de un senderos y el embellecimiento de su entorno para potenciar el turismo en la localidad”, detalló.

En comunidad El Coyol, situación es más grave
Pero la toma de tierras en la comunidad El Coyol es mucho más grave que en La Garita, según Pedrarias Dávila, Director del Centro de Investigación de Biodiversidad de la UNAN-León, es peligroso que se pretenda lotificar propiamente en la reserva natural.

El Coyol se localiza a tres kilómetros dentro del manglar, entre el océano, la barra del manglar en su parte posterior y los playones, son un área propicia para la investigación científica.

“No es posible que se esté pensando en talar los mangles a orillas de los playones, y se proceda a deforestar las plantas nativas, esto ocasionaría daños irreversibles a la biodiversidad, en un lugar donde se encuentran nidales de aves migratorias, cangrejos, conchas negras y otras especies nativas”, expresó.

Hoy lunes en horas de la mañana el Comité Local de Comanejo de la Isla Juan Venado, integrada por la Policía, Marena, Inafor, alcaldía, Defensa Civil y la UNAN-León, sesionarán de emergencia para buscar una solución al problema, además, estarán presentes representantes de Sutiaba.

Pérez lanza pelota a Marena
En este sentido, Salvador Pérez, Secretario del Consejo de Ancianos Unificado de la Dirigencia Histórica de Sutiaba rechazó los señalamientos en su contra y responsabilizó de la depredación de la isla a las instituciones de gobierno como Marena, Inafor y la UNAN-León.

“La gente de Salinas Grande se está muriendo de hambre y necesita una alternativa de subsistencia, es falso que nosotros estemos lotificando o entregando documentos, únicamente facilitamos espacios de uso y usurpación de tierras porque nos asiste la ley ancestral de los pueblos indígenas”, relató Pérez.

A juicio de Fidel Bervis, Presidente de la Comunidad Indígena de Sutiaba, CIS, la toma de tierra es una situación recurrente que no se puede esconder, “es una situación compleja que ojalá no cause mayores males al tratarlo de resolver”, afirmó el líder indígena, quien a su vez confirmó que las áreas comunales de La Pedrera, Las Mercedes y Monte Rey en el casco urbano de Sutiaba están tomadas por precaristas desde hace mucho tiempo, así como varias zonas costeras.