•   LAS MINAS  |
  •  |
  •  |

Dos hermanos menores, convidados por sus vecinos y autorizados por sus padres para que también disfrutaran de un paseo familiar, perecieron por sumersión ayer en horas de la tarde en el caño San Isidro,  en el municipio de Bonanza, Región Autónoma del Atlántico Norte.

Amaru José y Elián Blandón Lagos, de siete y de seis años, respectivamente, son los hermanitos, que se ahogaron en el referido arroyo. Los infortunados son hijos de Yáder Blandón Bustillo y de Flor de María Lagos Maradiaga, habitantes del barrio El Triunfo, donde también vive José Santos Mendoza, con su reconocida familia, la que organizó el viaje que incluyó a los menores.

La familia Mendoza salió hacia el río San Isidro, convertido hoy en un caño, a la una de la tarde, y la tragedia ocurrió a eso de las 3:30 de la misma tarde de ayer.

Los hermanitos fueron vistos cuando se metieron al caño, donde por lo “seco” nadie imaginó tal desenlace. Los menores jugaban y hasta se inclinaban para sacar pequeñas piedras, las que lanzaban, mientras la familia Mendoza también disfrutaba del paseo.
Pero en un momento, cuando buscaron a los niños, solo vieron las apacibles aguas y se imaginaron la tragedia. Los cuerpos de los niños fueron encontrados casi juntos en el mismo lugar donde jugaban.

La Policía de Bonanza, mediante un dictamen forense, confirmó la muerte de los hermanitos Blandón-Maradiaga por sumersión.

El deceso de los pequeños enluta a la población de Bonanza, ya que las familias dolientes son muy queridas en esa localidad.