•   MADRID  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El entrenador del Real Madrid, José Mourinho, aseguró este martes que "no hay favoritos" en el partido de ida de las semifinales de la Liga de Campeones que el equipo blanco jugará el miércoles contra el Barcelona.

"Para mí no somos favoritos, es una semifinal de 'Champions', con dos equipos rivales que se conocen bien, con tradición, con jugadores que saben lo que es tener éxito, que saben lo que es jugar partidos importantes", afirmó Mourinho en rueda de prensa.

"A lo mejor mañana (miércoles) después del partido se puede decir éste está un poquito por delante o éste está un poquito por detrás, pero en estos momentos no hay favoritos", dijo.

El técnico del Real Madrid prefirió no adelantar cuál sería un buen resultado para él afirmando que "nunca sabes lo que es un buen resultado".

"Es muy difícil. La tendencia natural de las cosas es un resultado equilibrado en el primer partido que deja todo abierto para el segundo partido, pero a veces la tendencia no se cumple", afirmó el técnico, en una rueda de prensa en la que estuvo acompañado por su jugador brasileño Marcelo.

"Cuando vas a jugar al campo de un equipo fantástico como el Barcelona (en la vuelta), no vas nunca con seguridad. Nosotros ganamos al Tottenham 4-0 aquí y llegamos allí y tuvimos dificultades. Nunca sabes lo que es un buen resultado", insistió.

El entrenador blanco rechazó asimismo ligar este nuevo enfrentamiento a los resultados de los "clásicos" anteriores en Liga (5-0 para el Barça, 1-1) y en la final de la Copa del Rey (victoria 1-0), ni que éstos puedan tener alguna influencia sobre el encuentro del miércoles.

"Hemos hablado (con los jugadores). Estaba muy claro entre nosotros que las competiciones son independientes, cada partido tiene su historia, no podríamos estar por arriba por ganar un partido, ni por debajo por perder, hemos buscado siempre ese equilibrio y lo hemos encontrado. El equipo está tranquilo", dijo Mourinho.

El entrenador portugués, que parece haber encontrado la fórmula para contrarrestar el juego de toque barcelonista, insistió en que el trabajo "es de todos (jugadores y entrenador)".

"Soy el mismo entrenador que perdió 5-0 en Barcelona (en Liga), no tengo una poción mágica para ganar al Barcelona, sólo trabajo honesto, serio, trabajo de muchas horas para estar en condiciones de intentar ayudar a mi gente", explicó.

"No acepto que me vean como alguien que tiene una poción mágica, hemos hecho un gran partido en el campeonato (de Liga), en Valencia (Copa del Rey), pero mañana es otro partido contra un rival top y un entrenador top", aseguró Mourinho, que añadió que la gran imagen que está dando en los últimos partidos el Madrid es fruto de la "voluntad".

"A mis jugadores les digo lo que dijo un tío llamado Alberto... Alberto Einstein que la única fuerza motriz, más potente que la electricidad, más potente que la energía nuclear es la voluntad y este tío, Alberto, no era estúpido", añadió Mourinho con una sonrisa.

El entrenador portugués que ya ganó una Liga de Campeones con el Oporto en 2004 y otra con el Inter de Milán el pasado año, afronta ahora la tarea de intentar meter al Real Madrid en la final del torneo continental, algo que no consigue el equipo blanco desde 2002 cuando ganó su última Copa de Europa.