•  |
  •  |

Carlos García, un hombre que fue capaz de levantar de la lona nuestro béisbol amateur en 1970 y organizar tres Mundiales de Béisbol en el terruño, con el agregado de Copas Intercontinentales, Pre-Mundiales, viajes fantásticos de la Selección, conseguir ayuda para construir estadios, traer estrellas de Grandes Ligas incluyendo miembros del Salón de la Fama y un Comisionado, y hasta atreverse a montar contra viento y marea una pelea de título mundial siendo Ministro de Deportes, después de haber manejado tanto tiempo la Federación de Béisbol, cumplirá 80 años el sábado.

El incansable e irrepetible dirigente trazó huellas profundas con su creatividad, atrevimiento y dedicación. Carlos estuvo en el Biscayne College de Miami cuando Denis Martínez y Antonio Chévez realizaron su primer adiestramiento después de firmar con los Orioles de Baltimore, y fue de los que batalló fieramente por la inclusión del béisbol en el programa olímpico, desde el Congreso realizado en Munich en 1972, mientras Nicaragua derrotaba a Cuba 5 por 4 en Dominicana.

Retirado al ser afectado severamente por una violenta enfermedad, Carlos –ahora en silla de ruedas- ha logrado recuperarse, y un grupo de amigos entre los que destacan Rosendo Díaz, Danilo Aguirre, Ramón Sirias, Orlando del Carmen, y tantos otros, le harán un homenaje el sábado por todo lo que ofreció en su larga trayectoria. Difícilmente veremos otro dirigente metido tan de lleno eficazmente en la tarea de impulsar el beisbol casero, como lo hizo Carlos. Ese es un reto.