•  |
  •  |

Estamos claros que el Schalke alemán, no tiene nada que ver con el Madrid y el Barsa, pero al ser borrado tan drásticamente después de eliminar al Inter italiano, incluyendo una goleada por 5-2, obliga a considerar al Manchester United, como una amenaza.

El equipo inglés, líder de la Premier, no fabricó una goleada escalofriante porque el joven arquero Neuer, fue un gato capaz de arañar las nubes, rascar los postes y escarbar con urgencia, sacando pelotas envenenadas.

Finalmente, después de frustrar reiteradamente al atacante mexicano Javier “Chicharito” Hernández, un gol de Ryan Giggs al minuto 67, y otro “marca” Rooney al 70, recibiendo del “Chicharito”, sellaron el 2-0 en Gelsenkirchen, y dejaron abierta la fosa para depositar el cadáver en Old Trafford, en el partido de vuelta.

El United pareció una nueva versión de aquel equipo arrollador que vimos en los tiempos de Cristiano Ronaldo. Este Manchester no dejó títere con cabeza desplegando una efectiva y agobiante ofensiva, dándole forma constantemente a las posibilidades de gol, pero Neuer, luciendo como Tilkowski, Maier o Khan, ahogó una y otra vez el grito de gol, hasta que el cántaro se rompió.