•  |
  •  |

Fijar al Real Madrid como favorito para imponerse hoy al Barcelona en el primer duelo de semifinales es tan natural y casi obvio, como lo fue considerar al equipo catalán en la revancha de la Liga que terminó 1-1, pese al recorte de un hombre en la tropa de Mourinho, y que aquí titulamos “Ganó el Madrid”, explicando los ¿por qué?

No es ningún atrevimiento, sino la consecuencia de nuevas valoraciones provocadas por una serie de variantes que colocan al Madrid en ventaja, sin que eso lo deje todo escrito, condenando al Barsa a la horca, porque equivaldría a negar la esencia del deporte, quitándole toda intriga al duelo.

En la NBA, los Spurs se encuentran en la lona 1-3, con todo y su favoritismo exuberante, después de haber sido el mejor equipo del Oeste, igual que ocurre en una Copa del Mundo en algunos casos. Recuerdo cómo creció el favoritismo de Brasil sobre Holanda después de un impresionante primer tiempo auri-verde con ventaja 1-0, pero los pentacampeones terminaron hundiéndose.

Vamos a los soportes de la consideración. El equipo de Mourinho se encuentra en su mejor momento, y aún lamentando la ausencia de Khedira, su estupenda reserva que fue capaz de masticar al Valencia, resuelve cualquier problema. En cambio, el Barcelona actual se encuentra no solamente distante de la mejor versión ofrecida en los últimos meses, sino con el agregado de pérdidas tan trascendentes como las de Iniesta y Adriano, con Abidal en las tribunas y Puyol en etapa de restablecimiento físico.

El tridente ofensivo del Barsa, dependiendo casi exclusivamente de Messi, apenas ha visto el primer gol de Villa en 11 juegos, y leves señales de enderezamiento por parte de Pedro, mientras el Madrid, con Özil trazando operativos, el empuje de Cristiano y DiMaría, los aportes desequilibrantes de Marcelo y la firmeza de Pepe, luce muy fuerte con Alonso cortando y sujetando.

Sin Adriano y sin Maxwell, Guardiola puede colocar a Puyol por la izquierda con Masherano acompañando a Piqué en el centro, y un Alvés preocupado por su espalda en la derecha. La falta de Iniesta exigirá el mayor desgaste de Xavi con el apoyo de Busquets, y obliga a Messi a concentrarse en ser más arquitecto para las penetraciones de Villa y Pedro.

Dijo Ronaldo en Brasil que en el Barsa cada quien sabe lo que hace, y lo logra con brillantez, pero éste es el más difícil momento del equipo azulgrana, precisamente frente a un rival agrandado.

¿Quién duda del favoritismo del Madrid?

dplay@ibw.com.ni