•   MADRID  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Barcelona dio un gran paso hacia la final de la Liga de Campeones de fútbol al ganar este miércoles 2-0 al Real Madrid con un doblete de Leo Messi, en el partido de ida de las semifinales, disputado en el estadio Santiago Bernabéu de Madrid.

Los dos equipos se mostraron muy cautelosos, sabedores de que todavía falta un partido de vuelta en Barcelona el próximo martes, hasta que en el minuto 76 apareció Leo Messi para rematar al fondo de las redes blancas un pase desde la derecha del holandés Ibrahim Afellay.

La "Pulga" remató su faena en el minuto 87, yéndose a velocidad desde el centro del campo, deshaciéndose de hasta cuatro jugadores para marcar el segundo con un tiro cruzado ante la salida de Casillas.

En la primera parte, los locales dejaron jugar a los azulgranas, que tuvieron una posesión rotunda de la pelota, a lo largo de un partido muy bronco, en el que las enganchadas y las faltas primaron sobre el juego.

La dureza y la tensión del encuentro, que ambos equipos habían ya calentado en los últimos días, se plasmaron en seis tarjetas, incluidas las expulsiones del defensa del Real Madrid, Pepe (61), el portero suplente del Barcelona, José Manuel Pinto (45), y el entrenador blanco, José Mourinho (62).

El Barça, que tuvo más de un 70% de la posesión de balón, adolesció de verticalidad, limitándose a conservar el esférico y buscar tranquilamente los huecos en la muralla blanca, que, como ya ocurriera en los dos últimos "clásicos", buscó el contraataque rápido y los balones largos en busca de Cristiano Ronaldo.

A la vuelta del descanso, el técnico blanco el portugués José Mourinho dio entrada al togolés Emmanuel Adebayor por el alemán Mesut Özil, uniéndolo delante al también lusitano Cristiano Ronaldo, al tiempo que el Real Madrid adelantó sus líneas y empezó a presionar más adelante, hasta que llegaron las expulsiones de Pepe y Mourinho, que marcaron el resto del encuentro.

Con un hombre menos, el Real Madrid, que durante el primer cuarto de hora de la segunda parte parecía mostrarse más incisivo, dio un paso atrás, lo que aprovechó el Barça para adelantar líneas y permitir la llegada de los goles, que ponen casi en la mano la eliminatoria para los azulgrana.

Los partidos de vuelta se jugarán los días 3 (Barcelona-Real Madrid) y 4 de mayo (Manchester United-Schalke 04). La final se jugará el 28 de mayo en el estadio londinense de Wembley.

En diversos puntos de la capital se disfrutó del partido entre el Barcelona y el Real Madrid. En las imágenes de arriba se puede apreciar a los fanáticos presentes en el K50 ubicado en Managua.