•  |
  •  |

Los Caciques cerraron la fase clasificatoria como el mejor club del Clausura y solo así podían haberse levantado del sótano tras un arranque pésimo porque no contaron con jugadores de renombre en las primeras jornadas tras las sanciones impuestas por los hechos violentos de la final pasada del Apertura.


Hoy (7:00 p.m.) en Estelí, Diriangén se mide a su rival de más peso en este instante, pero las condiciones han cambiado. Ahora es Real Estelí el que marca el paso de la Cuadrangular, jugando a un nivel que hace algunos torneos no se le veía, con una idea más ofensiva, clara y además efectiva, aunque por ratos se aprecia ese juego exageradamente conservador.


Pero, ¿cómo se explica en los Caciques un cambio tan drástico en su rendimiento? De pronto una caída casi en picada. En lo futbolístico Diriangén ha mostrado debilidades sobre todo en defensa, sin embargo, tal parece que todo responde al desánimo por la crisis y su relación con la directiva. El asunto es que un revés hoy lo dejará grave en su aspiración a pelear de nueva cuenta una final y mejor aún aspirar a la Concachampions.