•  |
  •  |

Han pasado sólo 15 días desde que vino a Nicaragua el presidente de FIFA, Joseph Blatter, a inaugurar la primera parte de la construcción del Estadio Nacional de Fútbol, y ya se derrumbaron unos 40 metros de la malla perimetral que divide las graderías de la cancha.


Como se aprecia en la gráfica de Manuel Zapata, se trata de un daño importante, al parecer, por la lluvia que cayó la semana pasada en Managua, conjugado con la tierra y otro material que sobró producto de los trabajos del muro perimetral que se levanta al borde de las gradas en el sector norte, y que taparon la salida de los desagües fluviales.

 

Eso expresa un comunicado quea última hora envió la Federación Nicaragüense de Fútbol, luego que EL NUEVO DIARIO se hiciera presente a la supuesta instalación deportiva más importante del país en los últimos 50 años. Pero no es la primera vez que ocurre este tipo de evento o descuido, solo que esta vez fue de mayor magnitud, pues hace un año fue la parte sur de la cancha que sufrió daño y los estragos llegaron hasta la grama sintética.


En esta ocasión fueron casi cincuenta metros de malla los que cayeron en pedazos y producto de eso se deterioró parte de la grama sintética. En el momento que EL NUEVO DIARIO llegó para confirmar los daños, un vigilante intentó impedir que nuestro reportero gráfico tomara las fotos.


La FIFA, bajo el mandato de Blatter, ha respaldado con seis Proyectos Goal a esta instalación, traducido a millón y medio de dólares desde que arrancó la construcción hace siete años.  Como suele ocurrir en estos casos, ningún federado da la cara y se limitan a no contestar el teléfono o a asegurar que no saben nada, como lo hace su divulgador. Por supuesto un comunicado tampoco responde las inquietudes de los medios.