•  |
  •  |
  • END

Para El Nuevo Diario
Viera, Melbourne
Dos turnos con el equipo mayor de los Nacionales de Washington en el spring trainning le han bastado al destacado pelotero nicaragüense Ofilio Castro para hablar con seguridad de la posibilidad de escalar a las Grandes Ligas.

“Estoy convencido de que puedo batear este pitcheo de superior nivel. Como jugador Doble A no me siento muy lejos de las Mayores”, comentó tras concluir una agotadora jornada de siete horas que incluyó sesiones de bateo, fildeo, corring y pesas.

Esta semana, inesperadamente, Ofilio fue convocado por los Nacionales para jugar ante los Orioles de Baltimore y los Dodgers de Los Ángeles. En el primer partido jugó tres inning y fue de 1-1, en el segundo falló en un turno en una entrada.

“Se están fijando en mí, porque vine en perfectas condiciones de Nicaragua. Los jefes están tomando en cuenta los números que tuve allá, además se ven satisfechos con los progresos que estoy logrando”, asegura.

Ofilio está entrenando como utility, aunque siente que su mejor desempeño lo alcanza como campocorto. “También me está beneficiando el poder jugar tres posiciones del infield. Aquí les gusta que uno se faje y responda donde lo envían”.

Después de culminar un espectacular desempeño en la Liga Profesional Nicaragüense, Ofilio fue invitado por los Nacionales a un Minicampamento donde reunieron a los mejores prospectos de la organización.

En estos días, además de jugar en el mayor de Washington, ha estado entrenando con peloteros reconocidos como Aaron Boone, Ryan Zimmerman y Rob Mackowiak. Estos jugaron ayer en un partido interescuadra, en donde Ofilio estuvo de 2-0, con un batazo para doble play.

“Jugadores de Grandes Ligas como Willy Mo Peña y Cristian Guzmán me han estado dando muchos consejos. Aquí no hay envidia de nadie, al contrario, todos tratan de ayudar a los más jóvenes, aunque saben que uno está buscando el puesto que ahora tienen ellos”, indica.

Castro admitió que su mayor motivación en estos momentos que está buscando ascender vertiginosamente en la organización es su pequeña hija, además aseguró que se sintió emocionado, pero no deslumbrado al jugar con los Grandes Ligas. “No me siento ni más ni menos que nadie. Aquí todos somos iguales”, concluye.