•  |
  •  |

Con sólo una fecha pendiente de la Cuadrangular,  Diriangén, Ocotal y Ferreti se juegan la vida -aunque debería decir buscan la resurrección, porque lucen muertos-  para clasificar a la final del Torneo Clausura y enfrentar al Real Estelí, que se ha lucido con cinco triunfos, arrollando a cuanto rival se le ha puesto en frente.

Es lamentable, casi penoso el bajo rendimiento de estos tres clubes en esta fase clasificatoria. Si por justicia se avanzara en el fútbol, ninguno merecería ir a la final. Sin embargo, no es quien lo merezca, sino quien hace más goles, otro problema que parece una epidemia para los tres.

Para nadie es un secreto que en el duelo Estelí-Ferreti mañana en Managua, los norteños tratarán de sacar de circulación a los rojinegros. Bastaría una derrota de los capitalinos, combinado con una victoria en el encuentro Diriangén-Ocotal para confirmar la eliminación de los actuales campeones de Apertura.

Todo puede ocurrir, más en Ocotal, donde los locales en su anterior duelo le clavaron una paliza 3-0 al Ferreti. La historia podría repetirse contra Diriangén si se considera el poco fútbol que mostraron los diriambinos en su empate amargo ante Walter Ferreti.

Estamos en una de las Cuadrangulares más discretas, sino consideren que en cinco duelos Ferreti acumula cinco puntos, para un promedio de uno por juego, mientras Diriangén y Ocotal suman cuatro unidades, menos de uno por encuentro.  Y si eso les parece poco, sumen a las estadísticas negativas que tienen -3, -4 y -5 en gol average, respectivamente.