•   San Martín Texmelucan/Puebla  |
  •  |
  •  |

Enviado Especial/END

Tanta transparencia encontrada en las declaraciones del entrenador del campeón mundial interino 105 libras AMB, me dejó perplejo. Carlos Rosales, quien se encarga de afilar al peleador azteca para su segunda defensa este sábado en el gimnasio San Damián, fue rápido y directo.

“Yo quería evitar a Juan Palacios”, dijo de forma sincera al preguntarle del combate. “Para qué mentir, digo la verdad, yo estaba tratando de evitar a Palacios, quería que Sammy Gutiérrez madurara un poco, pero de todas maneras no hay problema, él tiene con qué ganar. La moneda está en el aire”, agrega el espigado estratega.

¿Por qué no quería enfrentarlo?
“Porque es una pelea difícil, yo lo miré cuando enfrentó a Oleydon y  para mí ganó. Él ha demostrado ser un gran campeón. Es un combate muy duro, yo le quería dar la vuelta pero nos encerró más que la verdad, pero es el momento de ver quién es el mejor”, indicó Rosales.

La verdad es que después de escuchar a este entrenador mexicano, me dejó una impresión de que hay demasiado pánico en el campamento del campeón y no lo esconden. Están conscientes del reto mayúsculo que deberá sortear Gutiérrez.

“Juan es un pegador fuerte y boxea más que Samuel, pero tiene algunos defectillos y vamos a tratar de capitalizar. Repito, la pelea es muy dura y la moneda está en el aire, el primero que cometa un error es el que perderá”, asegura.

¿Eso significa que si pierden el título, están preparados sicológicamente?
“Si perdemos habría mucha frustración, porque tengo muchas esperanzas en Sammy, quien ha enfrentado a buenos peleadores, además aguanta y tiene una capacidad combativa tremenda. Solo una vez lo han noqueado”, contestó el estratega azteca.

La verdad es que la impresión que ha dejado el peleador nicaragüense en este pueblito ha sido impactante. Muchos, hasta el aspirante a la corona mediana del CMB, Marco Antonio Rubio, quedaron asombrados al ver la capacidad de entrenamiento de Palacios y su contextura física.

“Debo reconocer que Juan pega fuertísimo. Ya veremos qué pasa el sábado, lo que si he visto que el muchacho se ha ganado la simpatía de los habitantes”, concluyó Carlos Rosales.