•  |
  •  |

Como pocos partidos, el de vuelta de la final del Clausura (hoy a las 5:00 p.m.) promete ser uno de los más esperados del año. Dos equipos, Real Estelí y Ferreti, con una rivalidad tan creciente se disputan el lujo de quedarse con el título del Clausura y de paso con el cupo para jugar la IV edición del torneo de clubes campeones de Concacaf (Concachampions).


Después del primer partido de la final con el triunfo de Ferreti 1-0, los norteños están obligados a ganar al menos por ese mismo marcador para provocar tiempo extra o mejor aún ganar por diferencia de dos tantos para quedarse con el Clausura y el boleto al torneo más importante del área.


Estelí tendrá que arriesgar todo, irse al ataque pero sin perder el equilibrio, porque sus rivales, que de seguro poblarán el medio campo para cerrarles la salida, tendrán en el contragolpe su mejor o quizá única arma para asestarles un “golpe bajo”.


Si hay un equipo que mete en problemas al Estelí es Ferreti. ¿La razón? Con su juego a veces desordenado, muchos balonazos, apostando a la velocidad y teniendo como sus mejores aliados de buen fútbol, Juan Barrera y Axel Villanueva, los capitalinos parecen convertirse en un equipo no tan fácil de descifrar.


Ferreti le demostró al Estelí en el primer duelo de la final que con poco puede sacar un triunfo, si no, vean, apenas cinco disparos a marcos incluido el del autogol, y se llevaron los tres puntos.


Para Estelí será un reto dominar el partido, algo que hizo hace una semana en Managua, y encontrarse con el gol. Rudel Calero, si no juega tan atrasado, debe ser el complemento de Samuel Wilson y José Antonio Flores en el ataque, pero deben arriesgar más los norteños también con Manuel Rosas y Eliud Zeledón, a quien tan poco juego le dieron en el primer duelo.


 A los capitalinos les bastaría un empate para ser el campeón absoluto y los encargados de representar a los nicas en la Concacaf contra el Toronto F.C. o Vancouver Whitecaps.