•   San Martín / END Enviado Especial  |
  •  |
  •  |

¡Qué clase de pelea..! Juan Palacios emergió como lo hacen los grandes y levantó los brazos como los campeones. Ayer, aquí en el gimnasio San Damián, sacó a relucir su fiereza y pegó una guanteada al mexicano Samuel ‘Sammy’ Gutiérrez para arrebatarle la corona 105 libras interina de la AMB por decisión unánime.
Los tres jueces vieron de una sola cara el combate, Sergio Caiz marcó 116-112 y Thom Miller e Ignacio Robles dieron idéntico 115-113. “Dije que no iba a fallar y aquí estoy, cumplí a mi pueblo y soy campeón mundial. Gracias a Dios y a mi preparación, vencí a un rival fuerte”, dijo Juan.

Desde que sonó la campana el nicaragüense salió tirando muchos golpes, combinando con destreza sus ganchos de izquierda y cruzados de derecha.

Sammy enseñó su gran corazón, pero careció de eficacia para meter sus manos, a eso agreguemos su falta de técnica y recursos boxísticos para inclinar la balanza a su favor.

Los tres primeros rounds fueron intensos, Juan abría la débil defensa del azteca con su jab de izquierda y combinaba mucho con sus cruzados y ganchos al cuerpo de Gutiérrez, quien demostró ser un gran guerrero.

Para el cuarto capítulo el excampeón presionó más y logró sacar, a mi juicio las acciones con fuertes ganchos y volados de izquierda.
No obstante, en el quinto episodio Palacios volvió a la carga y consiguió recuperar terreno para adjudicarse mi puntuación particular, que al final fue de 118-110 para el nuevo monarca interino.

El sexto asalto vi que Gutiérrez fue encima con sus descargas y sacó ventaja, no sin antes tragarse buenos golpes del nicaragüense. De ahí en adelante, por lo que aprecié, fue inclinado para Juan, quien replanteó su línea de boxeo usando los laterales, guardando la distancia gracias a su mayor alcance y metiendo puñetazos de hasta 6 y 8 seguidos al rostro del azteca.

Los aficionados que llegaron a apoyar a Sammy corearon en ocasiones ‘México lindo y querido’ y el himno de este país norteamericano. La tercera y cuarta parte de este combate fue tan intenso como inició, con Palacios exhibiendo un ritmo llamativo y elegante de boxeo, y Gutiérrez con bravura hacia adelante pero tragando mucho castigo.

Honor a quien honor se merece y Juan Palacios brindó una cátedra y fue eficaz, inteligente y constante para quedarse con la corona mínima 105 libras AMB.