•   México DF/END  |
  •  |
  •  |

Enviado Especial

Con un corte de unas 3 pulgadas en su ceja derecha y otro pequeño en medio de la frente, el mexicano Samuel ‘Sammy’ Gutiérrez, mostró su sencillez al llegar al camerino del campeón mundial interino 105 libras AMB, Juan Palacios, a saludarlo y felicitarlo por su victoria.

Un apretón de manos y un abrazo, más unas suaves palabras de felicitaciones, fueron las muestras de este guerrero peleador originario de San Martín, Texmelucan, que sobrevivió los 12 asaltos gracias a su coraje y corazón de soldado de mil batallas.

“Aguanté y fui valiente”, dijo de forma inmediata el púgil azteca, quien solo se mantuvo como campeón seis meses con 28 días. “Fue un combate duro y contundente, dimos todo por el todo, pero bueno, no se pudo”, agrega.

La pelea fue intensa de principio a fin, con Palacios conectando con destreza sus manos y Gutiérrez presionando, pero muy errático en sus disparos. La victoria del nica fue inobjetable, el sábado hizo algo que es muy difícil conseguir en México, ganar por decisión unánime.

“No me gustó la apreciación de los jueces, creo que merecía un empate, pero reconozco que Juan pega fuerte y es un gran boxeador, con mucha experiencia”, aseguró el azteca, quien desmejoró su registro a 28 victorias (19 KO), 6 derrotas y 2 empates.