•  |
  •  |

La tranquilidad se apodera del manager del Frente Sur, Adalid López, cada vez que envía a la loma de los sustos al lanzador Aurelio Barillas, quien se ha convertido en un tiro seguro para la tropa sureña, tal y como lo confirman sus diez triunfos sin derrotas.
El dominio total que ha ejercido Aurelio Barrillas en la primera vuelta del Campeonato “Germán Pomares Ordóñez” es tal, que llegó a acumular 37.2 innings consecutivos sin permitir carrera y también estuvo lanzando continuamente debajo de 1.00. Su efectividad está en 1.01, al no tener decisión ayer contra Granada, pero su equipo se alzó con una oportuna victoria.
Barrillas señaló a EL NUEVO DIARIO que su éxito radica en “la dedicación  a los entrenamientos y el esfuerzo que hago en el terreno de juego”. El nuevo “As” del pitcheo nicaragüense, en 2010 empezó a mostrar su casta como lanzador de crecimiento, al terminar el campeonato con marca de 9-2 y efectividad de 1.87, cuando lanzó para Granada.
Al consultársele si tenía en sus planes estar a esta altura con registro de 10-0  y hasta el jueves una lujosa efectividad de 0.76, el diestro respondió que al iniciar el campeonato tenía en mente ser uno de los lanzadores con una buena temporada, “pero no me imaginé que a estas alturas estuviera encabezando la lista de pitcheres en ganados y perdidos, y la efectividad”.
Explicó que todos los bateadores son difíciles, pero aseguró que Jimmy González, ha sido el out más complicado, pero añade que su meta es ayudar a su equipo a que clasifique a la segunda vuelta, y como meta final jugar en la Liga Profesional y ser llamado para integrar la Selección Nacional.
Barrillas es un joven lanzador de 28 años, nato de la comunidad El Palmar, del municipio de Tola. Debutó con el Bóer en 2002 con una efímera participación  de 4.2 innings, teniendo acción en dos juegos y en uno de ellos cargó con lo que sería su primer revés. Entre el 2002 y el 2005 militó con el Bóer, Rivas, Granada y Ciudad Sandino.
Después de tres años de ausencia, reapareció con el Rivas en 2009, año en  que ganó 4 partidos y perdió cinco. Hasta ese momento era la mayor cantidad de ganados en una temporada, pero a partir del año pasado cuando jugó con Granada, se consolidó como lanzador, al participar en 32 partidos 30, de ellos como relevista, logrando balance de 9-2, lo que le sirvió para ser llamado a integrar al team de los Tiburones del Granada de la Liga Profesional. A la fecha en los campeonatos nacionales su balance de ganados y perdidos es 26-16.