•   Espndeportes.com  |
  •  |
  •  |

Durante cinco años, Dirk Nowitzki y Jason Terry han vivido con el arrepentimiento de haber dejado escapar un campeonato de la NBA. La próxima semana podrán intentarlo de nuevo. Y en el mismo lugar donde todo se vino abajo.

El escenario fue Miami, donde los Dallas Mavericks tenían una ventaja de 2-0 en la serie y de 13 puntos cuando quedaban 06:34 por jugar en el tercer juego. Si los Mavericks hubieran resistido, casi con seguridad habrían celebrado su primer título. En lugar de eso, perdieron ese juego y los tres siguientes, un final humillante para la mejor temporada en la historia del equipo.

Ahora se han superado. Una foja de 12-3 en la postemporada ha puesto a los Mavericks de nuevo en la final y se verán de nuevo las caras con el Miami Heat, que derrotó el jueves por 83-80 a Chicago Bulls y ganó la serie final de la Conferencia del Este por 4-1. La serie por el campeonato de la NBA comenzará el martes en Miami.

“Vamos a prepararnos como lo hemos hecho en las primeras tres series, hacer nuestros deberes y luego prepararnos para jugar”, dijo el alemán Nowitzki.

Desde que pasaron apuros en Portland en la primera ronda, los Mavericks han ganado 10 partidos de 11. Nowitzki y Terry son los únicos que quedan del equipo de 2006. Kidd ha ido dos veces a la final. Marion estuvo en algunos equipos de Phoenix que estuvieron cerca y el serbio Peja Stojakovic tuvo algunas posibilidades fallidas con Sacramento.

Nowitzki y Terry han mantenido una fotocopia en color del trofeo de campeón en sus armarios durante varios años. En octubre, Terry subió la apuesta al hacerse un tatuaje de la imagen en el interior de su bíceps derecho.

Nowitzki no usa agujas y ni tinta en su piel. Pero no hay duda de que su deseo es igual o más fuerte. Por años, él dijo que cualquier temporada que no terminara en un campeonato era un desperdicio. Eso sin duda fue cierto cada año desde su último viaje a la serie de campeonato.