•  |
  •  |

Después que arrancó como un huracán logrando cuatro triunfos seguidos con el Reading en Doble A, que lo catapultaron a ser escogido el mejor pitcher de su liga, en sus últimas seis salidas Juan Carlos Ramírez tiene balance de 1-4, con 20 carreras limpias en 31.2 innings que reflejan una pobre efectividad de 5.68.

La de ayer fue la peor salida de la campaña de Ramírez, al permitir siete carreras, seis limpias, en apenas cuatro entradas ante el Akron Aeros que venció 8x4 al equipo filial de los Filis en Doble A.

El nica permitió una carrera en el primero por un boleto, robo de base, wild pitch y sencillo de Beau Mills. Retiró el segundo casi sin problemas, excepto por otro boleto, pero fue estremecido por un jonrón de dos carreras de Matt McBride en un rally de cuatro en el tercero y el mismo McBride remolcó dos más con doble en el cuarto en otra acción ofensiva de tres carreras del Akron.

Se fue Juan Carlos (5-4) dejando el partido perdido 7x4, luego de lanzar cuatro episodios con siete carreras, seis hits, tres extrabases, cinco boletos y un ponche para dejar su efectividad en 3.57 por 23 limpias en 58 episodios.