•  |
  •  |

La estatura del zurdo Mario Peña no intimida tanto como los disparos que suelta al plato… Sobre la colina el tirador capitalino ejerce mucho respeto con sus envíos electrizantes y de movimientos similares al de una mariposa.

El líder de staff de los Indios del Bóer, cabalga como lo hacen los verdaderos ‘generales’, con temple, soberbia y victorioso. Sus cifras reflejan su gran dominio en esta campaña en la que posee registro de 10-2 en 14 aperturas con efectividad de 1.06 producto de 17 carreras (11 limpias) en 93 entradas de labor con 72 abanicados, permite 51 imparables y 35 bases por bolas.

“Trabajé duro para rendir como lo he hecho. Mi rendimiento es producto de la entrega al gimnasio y entrenamientos en el terreno”, admite el lanzador indio.

Peña mantiene una feroz lucha en los principales lideratos de pitcheo con el rivense Aurelio Barillas, quien también gana diez, pero tiene mejor balance de ganados y perdidos (10-0), un salvamento y 1.01 gracias a 10 limpias en 89.1 innings.

“Mi meta es ganar 15 juegos, ya voy cerca y espero poder mantener mi efectividad abajo del 2.00. Mi enfoque está centrado en realizar una buena labor en cada una de mis salidas, si más adelante puedo meterme en la lucha por conquistar uno de esos lideratos, bendito sea Dios”, explicó el pitcher que vive en Chinandega, pero que juega con Managua.

Lo más llamativo de Mario ha sido que en sus últimas 7 salidas tiene 5-1 y 0.95 de efectividad en 49 entradas con tres carreras limpias de seis permitidas. Ese trayecto receta 37 ponches, completa 4 partidos y dos blanqueadas y uno sin decisión; la ofensiva apenas le promedia .173 milésimas.

“Para la segunda vuelta seguiré entregándome de lleno, quiero que el Bóer llegue y gane la final. Ésta es una liga larga y hay que estar bien físicamente para rendir”, concluye.