•   Desde Júpiter, Florida  |
  •  |
  •  |

Estoy aquí para conversar con Denis Martínez, buscando completar algunos capítulos sobre el libro que estoy escribiendo alrededor de su vida y su carrera, y lo encuentro en su apartamento, casi a la orilla del Estadio “Roger Dean”, estudiando una propuesta para ser el manager de la Selección Nacional, con miras a la fase clasificatoria para estar en el próximo Clásico.

“Podría aceptar. Todo va a depender de las condiciones. En principio, he sido claro con el Comisionado Marenco, a quien agradezco el ofrecimiento: asumo la responsabilidad si voy a manejar todos los resortes de mando. Es un proyecto que voy a dirigir aplicando mi estilo”, me dice en presencia de su hijo Ricky. Raramente, no está Luz Marina, que por ahora está en Miami.

Igual que en 1999, antes de los Panamericanos de Winnipeg, Denis se muestra entusiasmado frente a la posibilidad de ser el timonel. Siente que tiene la capacidad, dispone de suficiente conocimiento sobre el béisbol pinolero, y le atrae el reto.

“Me han enviado una lista de peloteros y de técnicos para que la revise y realice una escogencia. Para aceptar, necesito tomar las decisiones sin interferencias. Así como decía en mis tiempos de lanzador, que era yo, no el catcher, quien decidía, cuando se trata de mi responsabilidad, lo sigo haciendo”

Frente a la computadora, con la larga lista de peloteros y técnicos en pantalla, Denis explica: “En material humano para la Selección, tengo preferencia por la juventud. Soy un creyente de eso. Voy a solicitar un examen físico y de sangre de cada pelotero porque necesito saber cómo se encuentran y descartar problemas. Esa será una exigencia básica, y por supuesto, la disciplina. Todos me conocen y saben como trabajo”.

Denis terminará su compromiso de 2011 con los Cardenales en los últimos días de agosto y podrá tomar las riendas de la Selección de inmediato, pensando en el torneo de octubre. “El objetivo es organizar un equipo competitivo. Podemos hacerlo”, concluyó, antes que almorzáramos para dedicar tres horas a conversar sobre los 30 capítulos del libro. Algo tengo que agregar a cada uno de ellos.

dplay@ibw.com.ni