•  |
  •  |

Sin el mínimo objetivo de menospreciar los recursos que tiene Julio César Chávez Jr., ahora convertido en campeón mundial mediano 160 libras del CMB, el pasado sábado quedó una vez más en evidencia que no le alcanza para meterse entre los ‘grandes’ del boxeo, mucho menos competir con posibilidades frente a rivales de envergadura.

La coronación de Chávez Jr., es mas gracias a las estupendas negociaciones de su apoderado y promotora, que hicieron realidad enfrentar a un adversario, que aún siendo inferior, dejara al descubierto su limitada calidad.

Sebastián Zbik, un peleador alemán que quedó con 30 victorias y una derrota, llegó a entregar su título mundial del CMB después de sacar a relucir más velocidad, mejor defensa y eficacia que el mexicano. Sin embargo, sus pulmones no tenían el suficiente aire para mantener un ritmo de pelea capaz de vencer a Julio César, que en los primeros asaltos lució desconcertado.

La victoria por decisión mayoritaria del azteca es una clara demostración de que frente a oponentes élites, de una pegada respetable, Chavez Jr., no tiene nada que hacer, más que ser decapitado.

Los jueces puntearon 114-114, 115-113 y 116-112 a favor del ahora campeón mundial mediano. La victoria del mexicano no tiene discusión, lo que se cuestiona es su verdadera capacidad para brillar en el boxeo.

Todos los que siguen el boxeo y hasta los mismos mexicanos, están conscientes de que el registro de 43 triunfos (30 KO) y un empate, es el resultado de una carrera acomodada, empujada por el interés lucrativo que dejaría sacar el máximo provecho al nombre de su padre, el extraordinario Julio César Chávez.

Sin duda que cuando al peleador originario de Culiacán, le toque enfrentar a adversarios como Marco Antonio Rubio, Sergio ‘Maravilla’ Martínez, Miguel Cotto, Félix Sturm, Manny Pacquiao y hasta el mismo Saúl ‘Canelo’ Álvarez, quedaría en un terreno movedizo y letal.

¿Qué podría venir para Chávez Jr.? Tomando en cuenta que sus manejadores buscarán cómo sacarle el máximo provecho a ese cinturón, que tanto anduvieron buscando, sus primeras dos defensas serán ante rivales escogidos.

Es más, no me sorprendería que el nicaragüense Ricardo Mayorga sea tomado en cuenta. De hecho en marzo de este año entrevista a Julio César Chávez (padre), éste me dijo que le gustaría al pinolero como oponente de su hijo.