•  |
  •  |

Ganó el Heat 88-86 y tomó ventaja 2-1 en la final, pero no para de sufrir. Ese triple de Chalmers contra reloj, estableciendo una diferencia de siete puntos (29-22) cerrando el primer cuarto, tuvo un gran significado, casi tanto, como la arremetida de Dwayne Wade en el final de juego con dos dobles y un triple, antes del remate de Bosh recibiendo un pase por detrás de Lebrón faltando 40 segundos, y la angustia cabalgando entre la multitud.

El Heat perdió los tres períodos pendientes después de ese triple de Chalmers por 20-18, 22-20 y 22-21, malogrando ventajas de 14 puntos (45-31) en el segundo cuarto, de 13 en el tercero (55-42) y de 7 en el último (81-74), pero con el disparo de Bosh desde el lateral izquierdo, aseguró la victoria por dos.

Lebrón, reducido a 17 puntos con sólo 3 rebotes, aportó una canasta en el segundo tramo, y otra en el último consecuencia de robo, proyección y remate, en tanto Nowitzki, con un crecimiento espectacular de 15 puntos y 4 rebotes en el cierre de juego, provocando tres empates a 70, 84 y 86 puntos, terminó con 34, máxima cifra de la noche y 11 rebotes, igual que Wade, figura dominante del Heat con sus 29 puntos y un accionar sostenido.

Fatal Barea en el primer período, desconectado Kidd en el segundo, muy inseguro Marion en el tercero y casi borrado Terry en el último. Con todo y eso, Dallas fue una amenaza para el equipo de los tres fieras, con Bosh marcando 17 y registrando 3 rebotes.

Igual que los Bulls, que neesitaban a alguien más que Derrick Rose, los de Dallas tienen que buscar una copia de Nowitzki para poder sobrevivir. Terry sin puntos en los últimos 12 minutos fue el mejor anotador después de Nowitzki con 15, y Marion también sin puntos en el cierre, logró 10, la tercera mejor cifra del equipo.

El Heat necesitaba anoche un Lebrón más penetrante y mejor puntería desde afuera, para materializar robos de pelota y rebotes ofensivos. No necesitaron sufrir tanto, pero eso, volvió a ocurrir. Lo importante es que se colocaron adelante 2-1.

dplay@ibw.com.ni