Eva Roy
  •  |
  •  |
  • END

Si existiera la perfección en el juego, el Bóer, con su despertar ofensivo mostrado ayer ante los Tiburones, estarían cerca de alcanzarla.

Siempre amparados en su gran pitcheo, y ahora que el bateo se hizo sentir con la descarga de 15 imparables, tres de ellos dobles y un cuadrangular, los Indios noquearon 12x2 a Granada en siete episodios ante buena cantidad de público en el Estadio Nacional.

Erick Morales fue la peor pesadilla para el pitcheo de Granada. El artillero del Bóer bateó cuatro hits en cinco turnos, anotó tres carreras e impulsó una. En sus cinco viajes alcanzó base, puesto que cuando falló, se embasó por error en tiro de Jimmy González.

“Hoy fue una buena jornada, viéndola desde cualquier ángulo”, dijo Morales. “Ojalá el gran momento no sólo sea de un juego, sino de muchos y que nos permita alcanzar la gran final”, añadió el artillero.

Mientras Morales se convertía en la figura con su madero, desde la loma, Freddy Corea se sumaba a los abridores del Bóer con grandes presentaciones monticulares.

Corea lanzó pelota de una carrera y seis hits durante 5.2 entradas de labor. Dio dos pasaportes y golpeó a dos, para alcanzar su primer triunfo de la semifinal.
El juego fue dominado de principio a fin por el Bóer.
Desde el primer inning, con tres imparables consecutivos, el Bóer tomó control del juego 1x0, produciendo la carrera Marlon Abea. Para el segundo, los Indios explotaron al abridor y perdedor Róger Marín además del primer relevo, Carlos Estrella, al realizar rally de cinco carreras, con seis imparables conectados y un boleto recibido. Óscar Gómez sacó los últimos dos outs para terminar con la bateada India.

En el cuarto inning, Aníbal Vega con hit al izquierdo impulsó desde la antesala a Edgard López para el 7x0 y una entrada después, Juan Oviedo con cuadrangular, ponía el desafío 8x0.

Corea y el Bóer estaban en control total de la situación, pero en la alta del sexto, Stanley Loáisiga apareció en escena abriendo tanda y ante primer lanzamiento descargó un monstruoso cuadrangular que se estrelló contra la pared del jardín izquierdo.

Tras error de López en el short y el tercer imparable del juego de Domingo Alvarez, Corea abandonó la loma entre aplausos del público. Berman Conde fue a relevar terminando con la bateada de Granada al ponchar a Juan Carlos Urbina con casa llena por los escualos.

Los Indios en la baja del sexto realizaron tres carreras, apareciendo un doble de Marlon, productor de una de ellas. Con el juego 11x1, Granada en el séptimo buscó evitar el nocaut, y produjo una ante Conde, por doble remolcador de Norman Cardoze.

Pero el Bóer en el cierre del inning coronó la paliza con el nocaut, anotando la carrera por error de Jimmy González en la antesala.

“Ojalá continuemos jugando de esa manera, y por supuesto que la afición se mantenga respaldándonos”, manifestó el mentor Julio Sánchez.