•  |
  •  |

El Kaká que hemos estado viendo en este 2011 con el Madrid parece ser una pálida sombra del brillante jugador que fue, tanto con el Milán ganador de la Champions, como con la Selección de Brasil, que conquistó la Copa Confederaciones. Ese Kaká creativo, zig-zagueante, certero en el pase, oportuno en el desmarque y muy hábil para resolver en el área, ganador del Balón de Oro 2007, desapareció después del problema de la pubalgia, probablemente para no regresar al nivel de excelencia.

Lo último resplandeciente que recordamos es la actuación ofrecida en el primer tiempo contra Holanda en la Copa de Sudáfrica, casi coronada con un disparo curveante, con “olor a gol”, que Stekelenburg sacó milagrosamente. Antes, se había convertido en “el peor negocio imaginable” para el Real Madrid.

Con la llegada de Nuri Sahin, el estupendo jugador de origen turco que militaba con el Borusia, más la presencia de Ozil y Khedira, y la incidencia lograda por DiMaría, no hay lugar para Kaká en la alineación de Mourinho.

Pero, teniendo asegurados 36 millones de euros en salarios hasta 2015, ¿qué equipo podría interesarse en sus servicios si las dudas sobre su estado físico y la conservación de sus habilidades persisten?

Sin embargo, el Milán, el Chelsea, el Manchester City, el Sao Paulo y el Corinthians se han movilizado en busca del centrocampista devaluado. Agreguen al Inter, que según una información publicada por el diario francés LeEquipe, está dispuesto a soltar 30 millones por Kaká, con todos los riesgos que ese operativo implica.

En otras notas, se da por un hecho que el chileno Alexis Sánchez vestirá la chaqueta del Barcelona, y se aseguró el traslado de Bojan Kravic al Roma por 10 millones de euros; el Juventus persigue al Kuhn Agüero pasando por delante del interés del Real Madrid; Ferguson quiere a Lass Diarra para fortalecer el centro del campo; y se considera finalizada la gestión que llevará al zaguero francés, Raphael Varane, del Saint German al Real Madrid.

dplay@ibw.com.ni