•  |
  •  |

Ha sido algo constante, entre peleadores que se mueven en las 147, 154 y 160 libras, seleccionar al siempre bravo, aunque cada día más bronceado nicaragüense, Ricardo Mayorga, como un adversario adecuado para quienes intentan regresos al cuadrilátero, pretenden mantenerse en la notoriedad, o lo consideran como un riesgo menor.

¡Qué importa eso, si Mayorga, quien dejó atrás sus mejores momentos peleas con Forrest y Spinks-, aprovecha esas posibilidades para volver a provocar ruido, algo en lo que tiene maestría, y conseguir bolsas que deben resultarle muy saludables, de no ser "mordido", como muchos temen.

En México, huérfanos de figuras en los casilleros llamados gruesos, festejan el advenimiento de un fogoso chavalo de boxeo rudimentario, con apenas 20 años, capaz de emocionar cuando puede organizar arremetidas sin medida del riesgo, pero necesitado de mayor aprendizaje, llamado Saúl Canelo Álvarez.

Mientras se le promociona con cierta exageración, consigue el título súperwelter y lo defiende superando algunas dificultades. No es ninguna aproximación a Pipino, Mantequilla, Palomino, Chávez o Vargas, y por lo tanto hay que cuidarlo, esto es llevarlo de la mano paso a paso, con un andarivel si es necesario.

Se busca un rival, y preguntan por Ricardo Mayorga, escogido recientemente por Miguel Cotto, como lo habían hecho entre otros, Trinidad y Oscar tratando de asegurar retornos que impresionaron, lo que lograron, solo para ser desengañados casi de inmediato.

Ahí está. Ese es el hombre, grita la gente del Canelo. Y Mayorga sale una vez más del rincón con posibilidad de ser noticia y tener otra opción de reabastecerse financieramente. Además, entre todos los que ha enfrentado, Álvarez parece ser el más favorable. Peleador frontal, sin trucos, que embiste y resiste, que abre su guardia para poder golpear, siempre expuesto, y sin la menor idea de cómo resolver a un rival tan imprevisible como Ricardo.

Ojalá se amarre la pelea. No es que Mayorga, veterano, excesivamente trabajado, en etapa de claro declive, pueda tomar del cuello a Álvarez y retorcerlo, porque no es así, pero es la mejor opción imaginable en estos momentos.

dplay@ibw.com.ni