•   Sports Illustrated  |
  •  |
  •  |

Hay un lanzamiento misterioso y mágico que cambia el  béisbol. Ese lanzamiento salva carreras de pitcheres, incluso las amplía, puede convertir a jóvenes en relevistas de cierre y restaura el dominio de brazos envejecidos. El lanzamiento gira hacia el bateador con la velocidad y el giro de una recta,  y luego, justo cuando comienza a cruzar el plato, la pelota arponea como un pajarito de bádminton. "Tu cerebro te está diciendo que es una bola rápida", dice el jardinero derecho de los  Ángeles Torii Hunter. "Entonces la pelota rompe, y ya está."

El  lanzamiento es el cutter de bola rápida, que se ha convertido en una revolución silenciosa. "Un par de años atrás ni siquiera lo tiraba, y ahora no tengo idea de dónde estaría sin él", dice el lanzador derecho de Los Ángeles, Dan Haren. "Cada lanzador que lo lanza se enamora de él."

El lanzamiento no es usado sólo por Mariano Rivera, de los Yankees, el mejor cerrador que ha existido, sino también por el ganador del Premio Cy Young reinante, Roy Halladay, que está teniendo una de sus temporadas más dominante, a los 34 años. El lanzamiento es la razón principal  por la que desconocidos virtuales como Josh Tomlin, de Cleveland, Jaime García,  de San Luis, y James Shields, de Tampa Bay, están floreciendo en All-Stars y All-Stars como Haren, Cole Hamels de Filadelfia y Josh Beckett  de Boston son tan buenos como antes, o mejor que nunca.

"Cuando el cutter forzó su entrada (en 1999), yo podía contar con una mano el número de chicos que lo tiraban", dice el jardinero derecho de los  Cardenales Lance Berkman. "Todo el mundo sabe sobre Mariano. Al Leiter lanzaba un cutter. Darren Oliver tenía un pequeño cutter, también. Ahora es como que puedo contar con una mano a los chicos que no lo tiran."

"En los años 70 era el slider ", dice el presidente de los Indios Mark Shapiro. "En los años 80, el split-finger, y ahora es el cutter”. Un lanzamiento que no existía en el léxico dominante del béisbol hace dos décadas se ha convertido en el arma más devastadora en el juego. Y ahora los lanzadores y los bateadores están en una carrera para descifrar el misterio del cutter.

"Se puede enseñar que un cutter es mucho más fácil de lo que puede ser una curva y un  slider, o un lanzamiento diabólico en liga mayor ", dice el adiestrador Gil Patterson. Se sostiene la pelota con un apretón de bola rápida de cuatro costuras clásicas, luego se mueve a su agarre ligeramente fuera del centro, aprieta el dedo medio sobre la pelota hasta que se vuelve rosado, y termina  haciendo el lanzamiento que se desliza rápidamente a la izquierda justo antes de que toque la pared.

Este es el cutter, aunque para el ojo inexperto puede parecer un slider, la diferencia es a menudo sutil, aunque son dos lanzamientos claramente distintos. Un slider no solo se desplaza horizontalmente, sino que también tiene tendencia a la baja. Un cutter se mueve lateralmente en su mayoría. "La diferencia es que el cutter se lanza más fuerte, no tiene tanta profundidad y la ruptura es mucho más corta", dice Patterson. "Si alguien está lanzando su recta a  90 millas, su slider debe ser a 82,  y su cutter a 86, una diferencia de cuatro millas por hora."