•  |
  •  |

Primero, “murió” Panamá ante Estados Unidos 1-0, gol de Clint Dempsey al minuto 77, en un partido muy diferente al visto en la fase de grupos, cuando los canaleros sorprendieron con un fútbol atrevido y efectivo, imponiéndose 2-1; y después, Honduras, alargando su sobrevivencia milagrosamente al tiempo extra, abrazándose sin saber como a un 0-0 martirizante para los aztecas, terminó desangrándose por los goles de Aldo de Nigris por arriba, cabezazo junto al poste izquierdo, y de Javier “Chicharito” Hernández por abajo, recibiendo desde la derecha, golpeando de cualquier manera una pelota que se deslizó luego de rebotar en su pecho.

México pudo resolver el partido en el tiempo regular, pero tanto “Chicharito” dos veces, como De Nigris y Giovani, se quedaron cortos en intentos claros, y sobre el final, en el minuto 89, fue necesaria una gran atajada de Talavera, arquero del Toluca, evitando lo que hubiera sido un gol matador de Espinoza, y sosteniendo el equilibrio 0-0 en forma angustiosa.

México no perdió ritmo, y en el propio arranque del tiempo extra, completamente volcado sobre un equipo, cuyos síntomas de desgaste eran evidentes, marcó los goles que aseguraron su boleto para la final del próximo sábado, frente a Estados Unidos. Algo previsto en casi todas las bolas de vidrio.

Panamá no fue tan dinámico y atrevido como en el duelo anterior, y cedió espacio y pelota a un poco creativo equipo de Estados Unidos, y una confusión en el medio, facilitó la proyección para que Dempsey concretara el gol que estableció la diferencia en forma definitiva.

A ratos, el equipo panameño se refugió atrás, resignándose a la posibilidad de algunas escapadas, y si bien es cierto dispuso opciones favorables que fueron malogradas, necesitó de mayor continuidad. Sin impresionar, Estados Unidos avanzó a la final, enfrentando nuevamente a su gran adversario en el territorio de la Concacaf, como es México.

De acuerdo a lo visto en esta Copa, México saltará a la cancha como favorito. Nuevamente Panamá supo complicar al equipo de Estados Unidos, distante del que ha impresionado en torneos de mayores exigencias.