•   WOLFSBURGO  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Un nombre destaca entre todas las participantes del Mundial de fútbol femenino (26 junio-17 julio), el de la brasileña Marta, una superestrella que supera los límites de las competiciones de mujeres y a la que muchos consideran la 'Pelé con faldas'.

En los últimos cinco años, la atacante de la 'Seleçao' ha sido la ganadora con autoridad de los premios anuales de la Federación Internacional (FIFA), de 2006 a 2009 el extinto FIFA World Player y en enero con el nuevo Balón de Oro de la FIFA, que reconoció sus méritos de 2010.

Sus fotografías en esas galas junto al argentino Lionel Messi, el portugués Cristiano Ronaldo o su compatriota brasileño Kaká han contribuido mucho a que su rostro sea más que conocido por los amantes del fútbol.

Marta llegó este sábado a Alemania con sus compañeras, procedente de Rio de Janeiro. El equipo se instaló ya en Düsseldorf y se ejercitó por la tarde en Moenchengladbach, donde hará su debut en el torneo el miércoles, frente a las 'Matildas' australianas.

La estrella auriverde tiene un reto: levantar por fin un gran trofeo colectivo, después de tener que conformarse con el subcampeonato en los Juegos Olímpicos de Atenas-2004 y Pekín-2008, y en el Mundial de China-2007. "Hemos alcanzado en dos ocasiones la final de los Juegos Olímpicos y hemos sido finalistas también de la Copa Mundial. Ha llegado la hora de inscribir nuestro nombre en el trofeo", comentó Marta el día que recogió el Balón de Oro de la FIFA, a principios de año en Zúrich.

En el último Mundial, hace cuatro años, fue la mejor jugadora y la máxima anotadora (7 tantos), destronando a la alemana Birgit Prinz, que había obtenido los mismos galardones en Estados Unidos-2003. La germana disfrutó, eso sí, del título de campeona, ganado por Alemania (2-0 sobre Brasil) en Shanghai.

Prinz, de 34 años, es la gran estrella de su selección también en este Mundial, donde aspira a ser la mejor, después de haber quedado segunda en enero en la votación del Balón de Oro. Pero Marta, tras cinco años de reinado, no quiere perder la hegemonía así como así y quiere además sacarse la espina de 2007, cuando falló un penal en la final contra las alemanas.

Es, ante todo, una niña precoz. Tras pasar por la disciplina de Vasco de Gama y Sao Martins, a pesar de que es hincha de Corinthians, se marchó con 18 años al Umea sueco, con el que ganó dos Copas de la UEFA, en 2005 y 2006.

En 2007 dejó ya sus huellas en el Salón de la Fama del 'templo' brasileño del fútbol, Maracaná, siendo la primera mujer en lograrlo.

En los últimos años ha combinado meses de estancia en Brasil (Santos) con otros en el fútbol de Estados Unidos. En ambos lugares ha cosechado éxitos, principalmente la Copa Libertadores y el campeonato estadounidense, el Women Professional Soccer Championship.

Este palmarés de éxito tras éxito sólo puede mejorarse con un gran título con Brasil, algo que intentará lograr ya en este Mundial de Alemania, sin olvidar nunca su gran sueño, colgarse el oro olímpico, para lo cual tiene la mente en el desafío de Londres-2012.