•   Houston, EU / EFE  |
  •  |
  •  |

La selección de México mantuvo la supremacía en la Concacaf al ganar el sexto título de la Copa Oro, segundo consecutivo, con una victoria por 2-4 sobre Estados Unidos, que se ha quedado en crisis tras la final de la undécima edición.

Un doblete del centrocampista Pablo Barrera lo convirtió en figura y permitió a México remontar un 2-0. Guardado descontó y Giovanni Dos Santos selló el triunfo para México a los 76 minutos con un vistoso gol donde, tras eludir al portero Tim Howard, definió con un suave y colocado disparo que se coló por el ángulo superior derecho.

Con la victoria, México revalidó los pronósticos de hacerse al título cuando comenzó la competición el pasado 5 de junio. Es su sexta Copa, las otras las ganó en 1993, 1996, 1998, 2003 y 2009.

La selección de Javier ‘Chicharito’ Hernández, que también concluyó invicta el torneo, se clasificó por primera vez como representante de la Concacaf a la Copa Confederaciones que se disputará en Brasil, en el 2013.

El ‘Tri’, que disputó la séptima final, quinta contra Estados Unidos, al que le ganó cuatro, marcó 22 goles y solo le anotaron tres.

México, que se ha enfrentado a Estados Unidos 59 veces desde la fase de clasificación al Mundial Italia’34, tiene ventaja de 33 triunfos, 11 empates y 15 derrotas, incluidas las dos últimas por goleadas que ha conseguido en las finales de la Copa Oro.

El escándalo de los cinco jugadores que dieron positivo al Clembuterol, en una prueba antidopaje, mientras se preparaban para la competición no fue impedimento para que México fuese siempre muy superior a sus rivales.

El partido de la final en el Rose Bowl fue visto en las tribunas por 93.420 espectadores, según la organización.

México generó la asistencia de 431,974 espectadores, mientras que las otras selecciones llevaron 174.104 a las tribunas para sumar 606,078, nuevo récord en la historia del torneo.

Pero si hubo éxito económico y  de asistencia de fanáticos, en el apartado futbolístico no sucedió lo mismo. Con excepción de México y Estados Unidos, la Copa Oro volvió a mostrar las diferencias que hay en la región.

Las selecciones de Panamá y Honduras se marcharon con un positivo balance al llegar a las Semifinales.

Meritorio fue para El Salvador y Guatemala estar en los cuartos de final, mientras que Jamaica fue el mejor equipo caribeño al quedar entre los ocho mejores y pasar invicto la fase de grupos.

La caída en la Final por segunda edición consecutiva ha dejado en una difícil situación al seleccionador estadounidense, Bob Bradley, que fueron desairados en el campo.

Además, el malestar se acrecentó porque los directivos de la Concacaf decidieron realizar la ceremonia de premiación en español.