•  |
  •  |

Todo Chile estaba pendiente del resultado, y todo Barcelona del accionar de su probable próxima perla, Alexis Sánchez. El empate 1-1 con el mordedor equipo de Uruguay, en un juego que bien pudo haber ganado, le permite a Chile seguir al frente del Grupo C con 4 puntos, casi, casi, con los dos pies en la otra fase, y un duelo pendiente con Perú.

“Tenemos nuestro Messi”, dijeron algunos medios chilenos antes de levantarse el telón de la Copa América, refiriéndose a Sánchez, la joya del Udinese italiano, y el jugador, pese a su ansiedad que muchas veces lo complica, ha respondido a las expectativas con su fútbol ágil, esa facilidad para el desmarque, sus rápidas proyecciones con el balón, constantes desbordes, y esa precisión en la entrega que identifica a los fuera de serie. Fue sin duda, la figura de la cancha.

Después del 0-0 registrado en el primer tiempo, con un buen accionar uruguayo, y las posibilidades de Luis Suárez en el minuto 18 rascando el travesaño con un bombazo, y ese cabezazo de Forlán sobre corto centro de Suárez, rechazado por Contreras en la propia raya, a los 26 minutos, con el arquero Bravo fuera de foco, Chile, que casi consigue un gol casual a los 41, cuando un intento de despeje de Cáceres fuera del área, rebotó en Mauricio Isla, y luego de pasar encima del portero Muslera, fue devuelto por el horizontal, logró ordenar mejor su centro del campo, y con Sánchez como eje del ataque, equilibró las acciones.

En el inicio del segundo tiempo, algo sorprendente, sale Cavani, el temible atacante del Nápoles, y entra Álvaro González, buscando un mejor entendimiento con Suárez y Forlán.

Al minuto 53, el gol charrúa. Pereira y Suárez, quiebran a Isla en el sector derecho del área chilena; Suárez va más al fondo y traza una diagonal hacia atrás y al centro, hacia donde se ha desplazado Pereira, quien detiene el balón y dispara de zurda, perforando a Bravo para el 1-0.

Doce minutos después, a los 65, ya con Jorge Valdivia el sustituto de Jara, funcionando eficientemente, llegó la respuesta chilena con descolgada de Bousejaur por la izquierda, entrega a Alexis Sánchez, y certero remate rasante de derecha, inutilizando a Muslera. Un toque de distinción, estableciendo el 1-1. El cabezazo de Jiménez recibiendo de Sánchez que tapó Muslera a los 77, y el disparo de Isla también devuelto por el arquero a los 81, evitaron que Chile se adelantara.

Fue un partido de agresividad sostenida en la búsqueda del gol, que desembocó en un empate favorable para el futuro chileno, exigiendo nuevamente a Uruguay en su próxima batalla contra el juvenil equipo de México.

 

dplay@ibw.com.ni