•  |
  •  |

Bastaba su presencia para ver el brillo de sus espectaculares actuaciones… Jean, Steven y Diana López, que junto a su hermano Mark, son medallistas olímpicos y campeones mundiales de taekwondo, y nos acompañan esta semana, para compartir sus experiencias y conocimientos de esta disciplina de artes marciales.

Los hermanos López, hijos de nicaragüenses, participan en el seminario para entrenadores, árbitros y atletas previo al montaje del IV Campeonato Iberoamericano de Karate Do, con la participación de 24 países, que inicia el viernes.

Ellos son ganadores, y esa es la meta que se proponen cada vez que entrenan y saltan al tatami para medirse a los rivales en turno… Jean fue el primero que se involucró en la competencia desde los 10 años de edad, y esa práctica con disciplina lo llevó a ser campeón mundial, y con el tiempo, en el mejor entrenador de taekwondo de los Estados Unidos… Y qué mejores pupilos que sus propios hermanos.

Mark ha sido el que se ha proyectado más. Tiene en su palmarés cinco títulos mundiales (2001, 2003, 2005, 2007, 2009), dos medallas de oro olímpicas (Sydney 2000 y Atenas 2004) y bronce en Beijing 2008.

Además, tiene una copa del Mundo en 1997, dos títulos en Juegos Panamericanos (Winnipeg 99 y Santo Domingo 2003). Previamente tenía un título mundial Juvenil (1996), y tres campeonatos panamericanos de la especialidad.

Carlos Hernández, un especialista en esta disciplina escribe en el portal masTaekwondo.com, que Steven es “El mejor competidor en la historia del taekwondo de Estados Unidos”, y refiere que el británico Aaron Cook, su rival inmediato, en noviembre pasado dijo que Steven era el “El Muhammad Ali del Taekwondo”.

Ni se diga de Mark, quien no pudo asistir,  y Diana, que en Beijing conquistaron medallas de plata y bronce, inscribiendo a la familia en el libro de récords del deporte estadounidense como el segundo trío de hermanos que ganan medallas en la misma olimpiada.

Steven resume el éxito de toda la familia en “tres puntos: 1, tener fe en Dios; 2, contar con el apoyo de la familia y 3, creer en ti mismo, en tus sueños, tus metas, en lo que puedes alcanzar”.

 

Diana se siente como Sue Storm, de los Cuatro Fantásticos, pero así como es su gracia, es su violencia en el tatami a la hora de competir, e invita a las chicas a practicar esta disciplina.

 

Jean señaló que en éstos días aprovecharán para intercambiar experiencias con los atletas nicaragüenses, niños y jóvenes, conocer el nivel y al regresar a Estados Unidos hacer un plan que pueda aplicarse para ayudar a atletas y entrenadores.

El “gusanito” por el taekwondo estaba en su padre, Julio López, quien con su esposa Ondina, acompañaban ayer a sus campeones… Confiesa don Julio, natural de Diriamba, que a él le gustaban las artes marciales, practicó el judo, fisicoculturismo y ya en Estados Unidos vio la oportunidad de que sus vástagos se dedicaran al taekwondo, y ahí están, haciéndolo el más orgulloso de los padres. “Me siento muy orgulloso, ensimismado, increíble, que nosotros hayamos producido cuatro campeones”.