•  |
  •  |

Una concurrida sesión de entrenamiento público en una plaza comercial de Cancún, dejó patentada la admiración que tienen los aficionados mexicanos por Juan Manuel Márquez, quien el sábado en la plaza de Toros enfrentará al colombiano Likar Ramos.
Ahí en ese ambiente se mostró el bicampeón mundial (105 y 108 libras) AMB, Román ‘Chocolate’ González, 28 (23 KO)-0, quien recibió una merecida ovación por ser uno de los púgiles que ha sido verdugo de púgiles mexicanos.

La actividad fue promocional para intentar atrapar el interés de los aficionados por la presentación de Márquez, próximo oponente de Manny Pacquiao en el mes de noviembre.

“Cada día que pasa quedo más cerca de mi misión, defender mi corona frente a Omar Salado”, declaró González, quien ha sustentado sus pretensiones con una estupenda preparación.

El púgil nicaragüense cumplió ayer con una jornada laboral de corrin por la mañana, desayunó frutas, jugo y café, en horas del mediodía fue al gimnasio para realizar una hora preparación, que le permitió paralizar la báscula que anda su adiestrador Arnulfo Obando en 109.5 libras.

La misión es que este jueves después de la conferencia de prensa programada a la 1:00 de la tarde, se vaya a la cama en el peso minimosca (108 libras). “Es sacrificado el proceso de bajar de peso, pero esta vez ha sido cómodo, porque no he dejado de comer y me siento muy fuerte”, afirma el campeón.

El rival de ‘Chocolatito’, el tijuanense Omar Salado, 22 (13 KO)-3-2, llegó a Cancún hasta ayer por la noche. Se conoció que el supervisor de la pelea será el panameño Miguel Prado y el árbitro Julio César Alvarado.