•   Cancún / México Enviado Especial END  |
  •  |
  •  |

Entrar en el mundo de las consideraciones es tan apasionante como arriesgado. Pero eso es lo atractivo, aventurarse con sustento y emitir una opinión aunque el fantasma de la sorpresa ronde. Esta noche en la Plaza de Toros, el máximo exponente del pugilismo nacional, el bicampeón mundial Román ‘Chocolate’ González, 28 (23 KO)-0, encara un reto más en su carrera contra Omar Salado, 22 (13 KO)-3-2, que debe ser resuelto por la vía del KO en menos de ocho asaltos.

Y no es cuestión de menosprecio hacia Salado, pero tampoco puedo poner a un lado la capacidad de boxeo de Román, de ese golpeo hiriente y destructivo, que combina con maestría a la zona abdominal y causa estragos en las condiciones físicas de su rival. Además, considero que un agregado negativo para el azteca es volver a bajarse hasta las 108 libras después de 4 años y 3 meses de no hacerlo. Eso a sus 31 años pesará mucho, y no lo visualizó con la rapidez de piernas para mantener sus pretensiones de equilibrar la pelea usando los laterales como vía de escape.

Omar sabe que deberá usar la distancia contra ‘Chocolate’ y es obvio, su mayor estatura y alcance así lo indican, pero ¿será capaz de sobrevivir al bombardeo?.. Ahí es donde no me imagino a este muchacho siendo un ‘corre camino’, metiendo sus golpes al nica y no llevando nada a cambio.

Para ganar el mexicano tendrá que exponer, y ese será el poco espacio que necesita el campeón pinolero para lastimar, hacer sufrir y matar a su presa. Aún recuerdo cómo Román desfiguró a boxeadores más fuertes y rápidos como Yutaka Niida, Francisco ‘La Chiquita’ Rosas, Manuel ‘Chango’ Vargas e Iván Meneses, todos podrían dar fe de la capacidad de ataque del nica.

Salado viene de perder dos de sus últimas tres peleas y en este año aún no ha estado en acción. Su última presentación fue en noviembre del año pasado, que noqueó en el primer round al ‘desconocido’ Oscar Perales. En el caso de ‘Chocolate’ superó por decisión unánime el 19 de marzo en Puebla a ‘Chango’ Vargas, y en menos de cuatro meses está de regreso en el entarimado.

El árbitro del combate será el panameño Julio César Alvarado, los jueces son: Pasquale Procopio (Canadá), Ted Gimza y Albert Wilenski, ambos de Estados Unidos, mientras el supervisor será Miguel Prado (Panamá).