•  |
  •  |

¡Dios mío!, ¿por qué a ellos?.. Es indignante, molesto y reprochable lo que pasó con la nobleza, la felicidad raptada y el atropello a la inocencia de ese grupo de niños que representó a Nicaragua en el Torneo Latinoamericano de Béisbol de Williamsport en San José, Costa Rica, esta semana.

Sus sonrisas se volvieron llanto, y un dolor profundo. La ilusión de jugar la semifinal del evento se transformó en una eliminación automática por violación al reglamento de nuestros ‘flamantes’ dirigentes de pequeñas ligas.

Según la comunicación enviada por Ricardo Arana, quien andaba de jefe de operaciones y a la vez era delegado del torneo, se trató de una falla garrafal que lamentablemente no se midió el impacto de la misma.

Resulta que los peloteritos de El Viejo, que fueron campeones nacionales y se ganaron el derecho de estar en el evento, se reforzaron con cuatro jugadores que militaron en el equipo de Chinandega y eso es ilegal.

En consecuencia, la dirigencia de Williamsport confiscó a Nicaragua la victoria lograda ante Costa Rica con pizarra de 10x0, y de esa forma nos eliminaron y echaron por la borda todo el empeño y esfuerzo de los niños que pelearon a sangre y fuego su clasificación.

¿Por qué no revisar los documentos?.. Arana debió revisar todo, hasta el último detalle, pero falló y ahí están las consecuencias.

También es sospechoso que los organizadores del Torneo se percataran hasta el cierre de la fase clasificatoria que Nicaragua andaba con esos peloteritos que eran de otro equipo. ¿Alguien delató?.. La verdad es que el béisbol infantil está de luto por culpa de la mediocridad dirigencial.