•  |
  •  |

Con tanta frialdad que fue capaz de erizar los pelos, su maestría para dirigir la esférica con precisión y destreza, el estadounidense Shane Van Boening, atrapó la atención de los presentes en la final de Pool Ocho Open 2011 de Bola 10, al doblegar 11-6 a Alex Pagulayan de Canadá.

Pero no solo el interés de los asistentes logró atraer el billarista norteamericano, sino que se llevó el primer premio que consistió en 20 mil dólares, mientras su adversario se embolsó U$ 10 mil.

Boening atacó con audacia en cada oportunidad que tuvo, con manos de seda acarició el ‘taco’ y golpeó la bola para desarticular cualquier oportunidad de su rival, que ciertamente mostró talento, pero aún así quedó por debajo del estadounidense.

Golpe tras golpe, con recorridos milimétricos de la esférica como si fuesen dirigidos a control remoto, dejaron constancia de la superioridad del jugador de Estados Unidos. Su victoria en cuatro mesas seguidas evidenció su triunfo.¡Shane volvió a impactar!

Para este habilidoso jugador representó su segunda conquista de este evento, que año con año toma más fuerza por los premios para los participantes y la cantidad de jugadores de los diferentes países.

El tercer puesto fue para el canadiense Adam Smith, quien se quedó con 4 mil dólares, la misma cantidad la recibió el hawaiano Rodney Morris.

“Fue todo un éxito y me siento contento con el trabajo que se hizo. Todos los que estuvimos involucrados pusimos nuestro mejor esfuerzo y agradezco a los patrocinadores por su respaldo”, dijo Carlos Rivera, principal organizador del evento.