•  |
  •  |

La inmortalidad de un atleta, técnico o dirigente no se remite simplemente a sus logros deportivos, sino que su verdadera grandeza, excelencia y frescura se hace más palpable con sus acciones y comportamiento en la sociedad. Se trata del personaje al otro lado del espejo.

Ayer en una sencilla y añeja conferencia de prensa encabezada por Carlos García, ‘El Zar’ del beisbol y el mejor dirigente deportivo que ha dado este país; Eduardo Aragón, Orlando del Carmen, Ronald Ruiz y el estimado Juan Bautista Arríen, además de la provechosa ilustración de Julio Miranda, se informó de los próximos escogidos para ser inducidos al Salón de la Fama del Deporte Nacional.     

Según la decisión del Comité de Electores los exaltados al Salón de la Fama ubicado en el Estadio Nacional Denis Martínez, el 24 de agosto a las 4 de la tarde, serán: José Ramón Padilla Sequeira y Juan Pablo Juárez Garmendia, por el beisbol, Rosendo José Álvarez Hernández (boxeo) y Juan Bautista Arríen García (personalidad). Estos cuatro por el año 2010, que no hubo ceremonia.

Para este 2011 entrarán: Nemesio Guillermo Porras López, Epifanio Antonio Pérez Juárez y Orlando O’ Farril García (béisbol) y Orlando del Carmen Gallo (personaje).

Las consideraciones sobre cada uno fueron examinadas con tiempo y cuidado.

Padilla: un artillero con una brazo prodigioso, capaz de poner fue al corredor más veloz en una jugada de pisa y corre desde un ángulo complicado y larga distancia, bateador de poder que llegó a conectar 36 jonrones en 1985. Jugó 20 temporadas.

Juárez: un primera base que alcanzó reputación por su bateo y destreza con el guante. Militó 20 años en Primera División. Rosendo: bicampeón mundial (105 y 108 libras) AMB, Pegada, técnica, defensa, astucia, el boxeador más completo que ha tenido Nicaragua. Arríen: buen jugador de futbol con la UCA del 64 al 70. Eficaz dirigente y una excelente persona.

Nemesio: el mejor pelotero de nuestro beisbol y dueño del promedio más alto con .439 en 1992. Una primera base con exquisitez para fildear y obtuvo seis títulos de bateo. Epifanio: uno de los carabineros más intimidantes en la colina. 133-77 en balance, dos juegos sin hit, máximo ganador en una campaña 23-4 en 1990. O’Farril: un entusiasta del béisbol, principalmente a niveles infantiles. Del Carmen: un personaje del deporte.