•  |
  •  |

A las puertas de la Semifinal, los directivos del Bóer le dieron de baja al entrenador de bateo Henry Roa, para reinscribir a Aníbal Vega, quien regresó esta semana al país.

El movimiento no pudo ser más inoportuno.

Al poco tiempo de darse a conocer el despido de Roa, quien asesoraba a Noel Areas, los directivos del Carazo inmediatamente lo inscribieron, dando de baja al coach Francisco Cruz.

Lo inoportuno radica en que Roa pasa al cuerpo técnico del equipo adversario inmediato del Bóer, que es el Carazo, contra el que juegan esta noche en el Estadio Nacional.

Roa conoce las señas, las estrategias, virtudes y debilidades de los jugadres de la tribu y esta información es valiosa para los caraceños.

En fútbol, todo técnico que es dado de baja de un club, no puede ser inscrito en la misma temporada por otro, por lo mismo, conoce a profundidad el funcionamiento del club, y se da una cierta protección hacia el equipo que lo descarta.

Veremos hasta dónde puede incidir este movimiento, en el que se ponen en juego muchos intereses.